El Congreso busca cerrar la composición de la Diputación Permanente que funcionará este verano

Publicado 30/06/2019 11:24:55CET
Reunión de la Junta de Portavoces del Congreso presidida por Meritxell Batet
Reunión de la Junta de Portavoces del Congreso presidida por Meritxell Batet - CONGRESO

Los grupos también deben acordar la estructura de las distintas comisiones parlamentarias y delegaciones internacionales

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Congreso de los Diputados intentará cerrar esta semana la composición de la Diputación Permanente, el órgano de la Cámara que permanecerá activo durante el verano y, en concreto, a partir de este lunes, 1 de julio, cuando comienza el periodo no ordinario de sesiones.

La Cámara surgida de las elecciones del pasado 28 de abril se constituyó el pasado 21 de mayo sin que todavía, más de un mes después, los grupos hayan acordado el diseño y la estructura de las distintas comisiones parlamentarias, ni tampoco de la Diputación Permanente, que urge poner en marcha.

Aunque la puesta en marcha de las comisiones ordinarias se ha dejado de lado a la espera de la sesión de investidura de Pedro Sánchez, los grupos sí que han comenzado a negociar la composición de la Diputación Permanente y el acuerdo parece próximo. La cifra de integrantes que están manejando los grupos se sitúa entre los 63 y los 67 diputados, aunque el PP quiere elevarla a 68, según confirmaron a Europa Press distintas fuentes parlamentarias.

Además del número total de miembros titulares y suplentes que integrarán la Diputación Permanente, los portavoces parlamentarios deben acordar también el reparto de asientos que corresponde a cada uno de los ocho grupos, que se realiza en función del peso de cada uno en el Pleno.

SESIÓN CONSTITUTIVA SIN FECHA

Asimismo, deben definir los integrantes de la Mesa de este órgano, que habrá que votar en la sesión constitutiva, aún sin fecha. Según el Reglamento del Congreso, la Diputación Permanente la preside la propia presidenta de la Cámara, y deben nombrarse, además, dos vicepresidentes y dos secretarios entre sus miembros, que normalmente suelen ser, además, miembros de la propia Mesa del Congreso.

En la pasada legislatura, la Diputación Permanente del Congreso estuvo compuesta por 65 miembros titulares, de los que 25 asientos fueron para el PP, 15 para el PSOE, 12 para Unidos Podemos, 6 para Ciudadanos, 2 para Esquerra Republicana (ERC), 1 para el PNV y 4 para el Grupo Mixto.

Una vez acordado el número de miembros de la Diputación Permanente, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, deberá dar un plazo a los grupos para que comuniquen quiénes serán sus representantes en dicho órgano. Habitualmente, los grupos suelen colocar a sus direcciones parlamentarias y a los principales portavoces sectoriales.

Los portavoces del Congreso también han comenzado a negociar en los últimos días la composición de las distintas comisiones parlamentarias que trabajarán en esta legislatura. Normalmente la Cámara Baja las pone en marcha una vez elegido el nuevo Gobierno con el objetivo de adaptarlas a la estructura ministerial decidida por el presidente de turno.

Así ha ocurrido al menos en las últimas legislaturas salvo en la llamada corta, que duró de enero a mayo de 2016. Entonces, la Mesa del Congreso, presidida por el socialista Patxi López, decidió activar las comisiones parlamentarias para poder controlar al Ejecutivo interino de Mariano Rajoy antes de celebrarse el primer Pleno de investidura

COMISIONES, ANTES DE AGOSTO

Pero lo hizo con la oposición de los representantes del PP, que no apoyaban que los miembros del Gobierno acudieran al Parlamento a dar cuentas de su gestión estando en funciones. De hecho, el Ejecutivo de Rajoy rechazó someterse en esa breve legislatura al examen de la oposición, lo que provocó que la Mesa presentase un conflicto de atribuciones ante el Tribunal Constitucional.

Pese a que en esta legislatura ya hay diversas peticiones de comparecencia de los ministros en funciones, éstas aún no se han podido materializar porque aún no están siquiera creadas las distintas comisiones ni cerrado el reparto de sus respectivas Mesas.

Mientras que el PSOE prefiere esperar para poder adecuar estos órganos a la estructura del futuro Ejecutivo, tanto el PP como Ciudadanos y Vox creen que el Gobierno de Sánchez tiene la obligación de responder ya a las peticiones de cuentas de la oposición.

La idea de los principales grupos de la oposición es que las comisiones quedan constituidas antes de agosto, al menos las que son estrictamente de la Cámara, como las del Estatuto del Diputado, el Reglamento y de Peticiones, según apuntaron las citadas fuentes parlamentarias.

El Reglamento del Congreso fija en su artículo 46 el listado de comisiones parlamentarias, pero su redacción se modifica en cada inicio de legislatura del Congreso para adaptarse a las carteras del gabinete. Eso sí, en ese listado hay una serie de comisiones legislativas que no cambian, como la Constitucional, la de Interior o la de Defensa.

EL MARTES, LA FECHA DEL PLENO DE INVESTIDURA

El Congreso también deberá concretar en próximas fechas la composición de las delegaciones que participan en las distintas asambleas parlamentarias internacionales, así como los cupos de cada grupo parlamentario a la hora de defender en el Pleno del Congreso preguntas de control e interpelaciones al Gobierno, y las proposiciones de ley y no de ley.

Eso sí, de momento no está previsto aún ningún Pleno de control al Ejecutivo, que, de convocarse, ya sería en periodo extraordinario. Lo único que parece seguro que se celebrará en julio es el Pleno de investidura, cuya fecha se espera conocer este martes, tras la reunión que el jefe del Ejecutivo mantendrá en el Congreso con la presidenta, Meritxell Batet.

Para leer más