Actualizado 24/03/2007 16:39 CET

El Consejo Político de IU apuesta por mantener una oferta política "claramente diferenciada del PSOE desde la izquierda"

La estrategia de Llamazares de cara a las elecciones municipales y autonómicas de 27 de mayo obtiene un apoyo del 87,6 por ciento

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Político Federal de Izquierda Unida (IU) aprobó hoy una resolución que afirma que la "recuperación" de la intención directa de voto es "claramente perceptible en todas las encuestas", reflejándose así tanto el "deseo de mucha gente de mantener una oferta política claramente diferenciada del PSOE desde la izquierda", como el "reconocimiento" a una labor "compleja y difícil" de los últimos años, que ha permitido a la organización "influir decisivamente en algunas leyes importantes" y mantener una "voz crítica y alternativa" en las instituciones. El documento contó con el apoyo del 87,6 del Consejo (57 votos a favor, 2 en contra y 6 abstenciones).

Esta resolución se redactó en base al manifiesto sobre estrategia electoral aprobado por la Presidencia el pasado 12 de marzo, y que apostaba por resituar a IU en un papel relevante "adelantando por la izquierda". Según el texto aprobado hoy, IU está conociendo "las mejores expectativas" de voto desde el año 2003, y defiende que la coalición ha sido durante este periodo un "claro referente" frente al PP y también una "garantía" para posibilitar políticas de cambio y de estabilización democrática frente a los "embates de la derecha social y política".

Según recalca, las próximas elecciones estarán dominadas por una agenda estatal, donde los temas de "lucha antiterrorista y la unidad de España aparecen entrelazados en la búsqueda de desgastar al Gobierno, impedirle gestionar comunicacionalmente sus aciertos y situarle permanentemente a la defensiva".

Defiende que las elecciones municipales y autonómicas no deben ser "ni unas primarias, ni una reválida de Zapatero", puesto que, aunque sean interpretables en clave estatal, "no van a decidir sobre la unidad de España, la lucha contra el terrorismo o la gestión de presidente del Gobierno".

"Esta estrategia de la derecha de nacionalización del voto, desprecia la importancia de las instituciones locales y autonómicas y pide a los ciudadanos que no evalúen lo hecho hasta ahora. El PP teme, justamente, esta evaluación concreta de la ciudadanía y su capacidad de sanción a la corrupción, a la incompetencia y al uso torticero de las instituciones", subraya.

CARÁCTER "TIMORATO" DEL PSOE.

Ante esta situación, a IU le preocupa el carácter "timorato" de la respuesta del PSOE y su sensibilidad a la "lógica de centro", por lo que afirma que las políticas de la "extrema derecha" se derrotan con políticas "inequívocamente" de izquierdas, con políticas "responsables, de cambio y orientadas hacia el bienestar de la mayoría".

Además, asegura que todo parece indicar también que el PP ha conseguido "fidelizar una parte significativa" de su electorado, a pesar de lo cual no crece "lo suficiente para producir un vuelco electoral", tal y como lo demuestra "la última encuesta de CIS que otorga a los 'populares' la menor intención directa de voto desde el inicio de la serie (19,3 por ciento)".

También recalca esta resolución que las próximas elecciones son "decisivas" para la izquierda, y resalta la necesidad de derrotar una lectura que pudiera indicar que la estrategia de confrontación promovida por el PP "tiene rendimientos electorales estimables". Según apunta, el resultado de las elecciones es "importante para recuperar espacios e influencia para IU" en la actual situación política, máxime ante la "incapacidad" del PSOE para mantener con "coherencia" el discurso y el programa de cambio.

Asimismo, apunta que esta estrategia puede tener un efecto "contraproducente" para el PP, como sería la movilización "a favor del PSOE" de una parte del tradicional electorado abstencionista de izquierdas, "tal y como pasó en las pasadas elecciones generales". A su juicio, la estrategia de "polarización máxima" puede "motivar suficientemente" a una parte del electorado que, en condiciones normales, optaría por la abstención.

En cualquier caso, señala que parece que el PSOE "acusa el desgaste de esta estrategia y obtiene, como el PP, los peores resultados de toda la legislatura en intención directa de voto (29,1 por cierto)". Por tanto, concluye que parece que la estrategia de "polarización máxima termina por desgastar en realidad a los dos principales partidos".

En este sentido, lamenta que la gestión gubernamental se haya caracterizado por la "dificultad para confrontarse con la política de la derecha en términos de propuesta y por una política de alianzas timorata y acomplejada". El documento alerta del "riesgo" de la polarización mediática y económica, contra la que es "fundamental la movilización social de izquierdas".

"El potencial de la movilización pone de relieve el deseo de millones de personas de izquierdas de reivindicar el espacio público, modificar la agenda de prioridades y colocar en primer plano los problemas reales de la mayoría de la sociedad, e IU asume el reto de favorecer e impulsar esa contestación social y de defender y representar sus demandas", explica.

FOTO DE FAMILIA.

En un receso de la reunión, los candidatos de IU que se encontraban en la sede madrileña de la organización aprovecharon para hacerse una fotografía conjunta en los exteriores del edificio. Junto al coordinador general, Gaspar Llamazares, allí posaron la candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Inés Sabanés; el alcalde y de nuevo candidato a Seseña (Toledo), Miguel Fuentes; la candidata al ayuntamiento de Pamplona, Idoia Saralegui; el candidato a la Comunidad Foral, Ion Erro, y el candidato a la CCAA de Aragón, Adolfo Barrena.

En su intervención final, Llamazares, valoró positivamente la recomendación de algunos de los intervinientes, quienes aconsejaron "no vender la piel del oso antes de cazarlo", si bien puntualizó que tampoco se puede "trasladar continuamente el anuncio de catástrofes". Frente a esto, apostó por tratar los datos sobre la mesa con "racionalidad", según los cuales IU "está en la política, presenta más candidaturas y está en alza". "Esa es la realidad, otra cosa es lo que pueda ocurrir en las elecciones, que va a ser positivo en cualquier caso, porque la organización está en franca recuperación", sentenció.

Por diversos motivos, a la cita de hoy no acudieron los representantes de la dirección del PCE -ni Paco Frutos, ni Felipe Alcaraz- ni los de las federaciones de Asturias, Euskadi y Andalucía. Así, este Consejo se desarrolló de una manera más sosegada que anteriores citas, si bien los representantes de las distintas federaciones aprovecharon para exponer sus preocupaciones y determinados problemas ante las elecciones del 27 de mayo.

A modo de ejemplo, el secretario de Comunicación del PCE, Ginés Fernández, reclamó que se aplique al conflicto interno que la organización está atravesando en Asturias la resolución que "sirvió para lograr el acuerdo en Madrid". Pidió que también se aplique a los casos de Salamanca y Cantabria, porque "no son afiliados de segunda, ni de otra madre".

Fernández alertó, además, ante el mensaje optimista generalizado, que en ocasiones anteriores IU ya se "disparó en las encuestas y luego se estrelló en las urnas", y manifestó su deseo de que esta vez no "mueran de éxito".

Por su parte, la candidata de la organización a la presidencia de la Comunidad de Madrid y portavoz de la Comisión Permanente Federal, Inés Sabanés, afirmó que IU tiene la labor de "resistir a la crispación y conectar con los ciudadanos", y reclamó una actuación coordinada con una "expresión federal" y un "esfuerzo añadido" en este período de precampaña.

Manifestó su compromiso con "otra forma de gobernar, la vivienda digna y el urbanismo sostenible" y resaltó la pertinencia de dar una respuesta al "blindaje, la falta de transparencia y la baja intensidad legislativa de la Asamblea de Madrid".