Actualizado 23/02/2009 20:22 CET

Ecologistas solicitan la parada cautelar de Ascó I y II tras anomalías en las barreras cortafuegos

MADRID/TARRAGONA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Ecologistas en Acción reclamó hoy la parada cautelar de las centrales nucleares Ascó I y II (Tarragona) tras detectarse anomalías en el diseño de las barreras cortafuegos, porque considera "temerario" que estas instalaciones sigan en funcionamiento en esas condiciones.

"Resulta también chocante que, hasta hoy, no se hayan detectado estas anomalías, a pesar del largo tiempo de funcionamiento de las centrales. Cabe atribuir la responsabilidad de estos hechos y de los que ellos pudieran derivarse al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y a Endesa e Iberdrola, los explotadores de Ascó I y II", añade la organización en un comunicado.

Las centrales nucleares de Ascó I y II comunicaron el pasado viernes al CSN el inicio de una revisión de su diseño para reparar anomalías encontradas durante una revisión en las barreras cortafuegos de la central.

El titular de la central estimó que dichas anomalías podrían provenir de "deficiencias en el diseño, en la construcción o en el montaje" de la central, según informaciones del CSN recogidas por Europa Press.

Las anomalías están relacionadas con la configuración de los muros de bloque del Edificio de Control, con las bajantes de pluviales que atraviesan las distintas plantas, con los conductos de alivio de CO2, con las penetraciones que atraviesan las juntas entre edificios y con las juntas sísmicas de expansión entre edificios.

El CSN señala que el suceso no supuso riesgo para las personas ni para el medio ambiente y tras su detección, la planta declaró las correspondientes inoperabilidades y aplicó las acciones requeridas por las Especificaciones de Funcionamiento.

Además, Ascó II comunicó hoy al CSN la actuación de la señal de aislamiento de la ventilación de sala de control por rotura del filamento de una resistencia de ionización de la muestra de aire, que provocó la activación de la alarma de alta concentración de gases tóxicos en el aire de la sala de control del tren A.

La señal se produjo entre el fallo de la resistencia y la actuación de la otra redundante que posee el equipo. Esta incidencia no tuvo repercusión en el estado de la planta, según la información del titular que recoge el CSN.