Actualizado 31/12/2007 19:55 CET

Economía/Empresas.- La fábrica Poliseda de Alcalá (Madrid) cerrará definitivamente tras concretar el calendario de pagos

ALCALÁ DE HENARES (MADRID), 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

La fábrica Poliseda de Alcalá de Henares (Madrid), dedicada al sector químico y textil, cerrará definitivamente sus puertas una vez que se concrete el calendario de pagos a los trabajadores, que ya han alcanzado un acuerdo con la empresa para las indemnizaciones que percibirán, según adelantó hoy Ser Henares.

Más de 120 trabajadores pierden sus puestos de trabajo, entre los empleados mayores de 52 años, que podrán acogerse a las prejubilaciones, y los 80 que no llegan a esa edad. La empresa, según el preacuerdo alcanzado con los trabajadores, les ofrece 3.000 euros lineales para todos ellos y 50 días por año trabajado, con un tope de 45 mensualidades.

Esta empresa tenía pendiente un Expediente de Regulación de Empleo por quiebra, cuyo plazo para la resolución definitiva expiraba el próximo 4 de enero. La Comunidad de Madrid era quien tendría la palabra en último caso, pero finalmente no habrá que esperar tras haberse alcanzado el acuerdo.

El próximo miércoles, trabajadores de Poliseda comunicarán al Ayuntamiento de Alcalá la situación a la que se llega tras el acuerdo. En este aspecto, el consistorio complutense es una de las partes importantes en el conflicto, ya que, cuando Poliseda amenazó con el cierre años atrás, se llegó a un trato para una permuta de terrenos que permitiera construir una nueva fábrica con las plusvalías que generaría la construcción de viviendas en la parcela de la antigua factoría.

Ese acuerdo estaba condicionado al mantenimiento de los puestos de trabajo. Ahora, tras el cierre, está por ver la decisión que tomará el ayuntamiento.

La única posibilidad para que la ciudad no perdiera los puestos de trabajo sería que algún empresario decidiera apostar por la producción de hilo industrial en Alcalá. En ese caso los despedidos podrían ser reincorporados a su mismo puesto de trabajo u otro similar. No obstante, sindicatos y trabajadores apuntan que esta solución es, de momento, poco probable.

La resolución del caso Poliseda llega sólo una semana después de que se cerrase también el caso de Hussman Koxka, empresa que también cerrará y que supone la pérdida de otros 120 trabajadores, y un par de meses después de que los trabajadores de Robert BOSCH llegasen a un acuerdo con la empresa para el traslado de la fábrica de Alcalá a Aranjuez.