Actualizado 28/04/2021 17:14 CET

¿Cuántos votos 'vale' un escaño?

 

- ¿Qué es y en qué consiste la ley d'Hont?

- Voto en blanco, nulo y abstención: ¿a quién beneficia cada uno?

MADRID, 23 Mar. (EDIZIONES) -

Los votos necesarios para conseguir un escaño en un parlamento varían dependiendo de si hablamos de elecciones generales, autonómicas, municipales o europeas. Varios factores influyen en el 'precio' en votos de un escaño: la circunscripción electoral, el número de diputados que se eligen y el sistema electoral.

ELECCIONES GENERALES

Los 350 diputados del Congreso son elegidos por 52 circunscripciones electorales (las provincias y Ceuta y Melilla). Al margen de las ciudades autónomas, en las que solo se decide un escaño, los residentes en cada circunscripción eligen con sus votos a un mínimo de dos diputados.

El número de escaños elegido por cada provincia y ciudad autónoma no es proporcional al número de habitantes de cada territorio, lo que quiere decir que las provincias más deshabitadas tienen más escaños de lo que les correspondería por población y viceversa.

Esto influye en el 'coste' en votos de los escaños: por ejemplo, los 3,56 millones de votantes de Madrid eligieron a 37 diputados en las elecciones del 10N (96.175 votos de media por escaño) y los de Teruel eligieron a tres (24.765 por escaño),  los 1,4 millones de Valencia eligieron a 15 (93.103 votos por escaño) y los 46.899 de Soria eligieron a dos (23.449 votos por escaño). En Barcelona, la media de votos por escaño para elegir a 32 diputados fue de 91.472 (con 2,92 millones de votantes). Los 33.614 votantes de Ceuta y los 31.014 de Melilla eligieron a un diputado por circunscripción. 

Este sistema también influye en hasta qué punto pueden 'convertir' los partidos los votos que reciben en escaños. Cada escañó le ha 'costado' en las elecciones del 10 de noviembre a Más País 192.142 votos, frente a los 19.600 de ¡Teruel existe! o 49.200 de Na+ debido a que todos los votos obtenidos en circunscripciones en donde no ha logrado escaño 'se pierden'.

Para repartir los escaños a partir del resultado en votos de las elecciones, se utiliza la Ley d'Hont. Según este sistema, hay que que dividir el número total de votos que ha recibido un partido por 1, 2, 3, 4, 5, etc. hasta llegar al número de cargos electos que se disputan en cada circunscripción. De todos los resultados obtenidos, se asignan los 'sillones' a los candidatos que hayan obtenido las cifras más altas, independientemente del partido que sean.

El sistema es algo distinto para el Senado. Los 266 senadores se eligen de dos maneras: 208 en listas abiertas y el resto son designados por las comunidades autónomas. En unas generales, cada circunscripción elige a cuatro senadores a excepción de los archipiélagos y las ciudades autónomas, que eligen entre todas 18. Los candidatos más votados en cada provincia son los que finalmente conseguir un 'sillón' en la Cámara.

Utilizando el mismo ejemplo que en el caso del Congreso; Pío García-Escudero (PP), el senador con más apoyo en Madrid consiguió 1.213.989 votos en las elecciones del 10N, mientras que Manuel Blasco Marqués (PP), el senador con más apoyo en Teruel, obtuvo 20.781 votos. El senador con más votos en Valencia ha sido el socialista Javier de Lucas Martín con 390.689 votos y la senadora con más votos en Soria ha sido la popular María José Heredia de Miguel  (ERC-SOBERANISTES) con 16.193 votos. Mirella Cortés i Gés, la senadora por Barcelona más votada, ha conseguido su escaño gracias al apoyo de 829.953 personas. Juan Ros Alcaide (Vox) y Juan José Imbroda (PP) se han convertido en los senadores de Ceuta el primero y Melilla el segundo por 11.181 y  9.978 votos respectivamente.  

Para los comicios generales, hay un umbral mínimo de voto del tres por ciento, mientras que para las municipales ese requisito sube al cinco por ciento. Todas las Comunidades Autonómicas establecen también un umbral electoral para sus comicios, aunque éste varía según el territorio. Esto quiere decir que si una formación obtiene menos de un tres o un cinco por ciento de los votos en un territorio, estos votos son directamente descartados.

ELECCIONES AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES

Las leyes autonómicas establecen cuántos miembros tiene el parlamento de su Comunidad y las circunscripciones electorales en las que se divide el territorio.

El parlamento más grande será la Asamblea de Madrid tras el 4M, con 136 miembros, mientras que el más pequeño es el de Cantabria, con 35. A Ciudadanos le 'costaron' 24.039 votos de media cada uno de las 26 actas que sus diputados en 2019 en Madrid, mientras que los tres que obtuvo en Cantabria ese mismo año le 'costaron' un promedio de 8.650 votos.

La Ley Electoral regula cuántos concejales se eligen en cada municipio dependiendo de su número de habitantes. Los 2,3 millones de votantes de las elecciones municipales del 26M de Madrid eligieron a 57 concejales (28.412 votos de media por escaño), mientras que los 56.441 de Melilla eligieron a 25 (un promedio de 1.382 votos por escaño).

PARLAMENTO EUROPEO

La UE establece el marco general en el que se deben celebrar las elecciones europeas: todos los ciudadanos europeos pueden presentarse a los comicios siempre que residan en un estado miembro, los eurodiputados deben ser eligidos por sufragio universal directo y no pueden ejercer a la vez ciertos cargos --por ejemplo, el de ser miembro del gobierno de uno de los estados de la Unión--. El resto de características de los comicios europeos (cuándo se vota, cuántos votos 'cuesta' un escaño) dependen de la legislación de cada estado miembro.

El parlamento europeo tendrá 705 escaños a partir de febrero, ahora que se ha hecho efectiva la salida de Reino Unido de la UE y España tendrá asignados 59. En nuestro país se aplica la circunscripción única con un sistema proporcional puro, lo que obliga a las formaciones territoriales a aliarse. En las últimas elecciones europeas del 26M, cada eurodiputado español tuvo que contar con una media de apoyo de 376.429 votos.

Quizás también te pueda interesar: 

Para leer más