Actualizado 01/12/2011 19:56 CET

España buscará alternativas al petróleo iraní si la UE aprueba un embargo

Trinidad Jiménez En Rueda De Prensa
EUROPA PRESS

BRUSELAS, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez, ha asegurado este jueves que España tiene capacidad para buscar "alternativas" al petróleo iraní si la Unión Europea decide finalmente aprobar en los próximos meses un embargo, como parte del incremento progresivo de sanciones que la UE mantiene con este país.

España tiene en Irán su principal fuente de petróleo, ya que de este país procede el 14 por ciento de sus importaciones, pero "de aquí a que se adoptasen (las restricciones), España podría buscar otras alternativas", ha dicho en rueda de prensa en Bruselas, tras reunirse con sus colegas europeos.

Los ministros de Exteriores de los Veintisiete han decidido ampliar las medidas de presión contra el régimen de Mahmud Ahmadineyad, pero han dejado para próximos encuentros la posibilidad de afectar al sector energético.

La jefa de la diplomacia española ha explicado que algunos Estados miembros tienen reservas a la prohibición de las importaciones de crudo iraní por el impacto que tendría en sus economías, dado que el petróleo de este país tiene condiciones comerciales "muy ventajosas".

En cualquier caso, Jiménez ha subrayado que existe un "consenso amplio" sobre la necesidad de avanzar en el campo de las sanciones y poder enviar así un mensaje "creíble" que llegue con "nitidez" a Teherán, por lo que los 27 trabajan para explorar "soluciones de equilibrio".

El objetivo, ha insistido la ministra, es "transmitir sanciones duras y contundentes y mantener el equilibrio por el posible perjuicio" a algunos de los países de la UE. Jiménez ha recalcado que estos problemas no se dan en el caso de España porque "hay otros más perjudicados y con más reticencias".

La aún jefa de la diplomacia española ha confiado en que si se decide prohibir las importaciones de petróleo habrá tiempo para "buscar el elemento de equilibrio" que permita superar las reservas de los países con mayores objeciones.

También ha admitido que "si entraran en vigor mañana" las restricciones "quizá hubiera provocado algún tipo de disfunción en el flujo comercial de crudo", pero que si la decisión se produce "en un par de meses" existen "mecanismos alternativos" para no perjudicar los intereses de la UE.

Además del mensaje "firme" que la UE ha querido enviar a Teherán con el nuevo paquete de sanciones, los ministros han adoptado un texto de condena por el asalto a la Embajada de Reino Unido en la capital iraní el pasado martes.

Jiménez ha explicado que los 27 han querido actuar de manera "coordinada" dando una respuesta conjunta con esta declaración porque los ataques a Reino Unido "lo son a toda la UE". Sin embargo, el paso de llamar a consultas a sus embajadores en Teherán es una decisión que corresponderá a cada uno de los Estados miembros.

La mayoría de gobiernos europeos, también los de mayor peso, ha llamado a sus embajadores porque lo considera la "mayor presión".

España ha convocado al embajador iraní en Madrid para exigirle que castigue a los responsables del asalto y compense a Londres por los daños causados, al tiempo que ha decidido dejar en suspenso la incorporación a la legación española en Teherán del nuevo embajador, Pedro Villena, quien aún no había llegado a Irán por estar reciente su nombramiento.