España y Francia acuerdan reforzar la cooperación policial contra la delincuencia itinerante

Actualizado 27/05/2014 20:30:12 CET
MINISTERIO DEL INTERIOR

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

El director general de la Policía española, Ignacio Cosidó, ha mantenido una reunión de trabajo con su homólogo francés, Claude Baland, para reforzar la cooperación policial contra la delincuencia itinerante, un ámbito que es una de las prioridades establecidas por el Consejo Europeo para la lucha contra la delincuencia organizada en el periodo 2014-2017.

Durante el encuentro de ambos responsables policiales, que ha tenido lugar en Madrid, Cosidó ha presentado a Baland el 'Plan contra la Delincuencia Urbana Itinerante' para luchar contra los delitos patrimoniales en los que se produce un cambio en los lugares de comisión para evitar la localización, identificación y detención de los autores, ha informado el Ministerio de Interior.

Este plan abarcará dos líneas de actuación. Por un lado, la coordinación entre las Comisarías Generales de Policía Judicial, Seguridad Ciudadana, Extranjería y Fronteras y Policía Científica, para combatir a los grupos organizados itinerantes, principalmente aquellos especializados en delitos contra la propiedad, y, por otro, el intercambio de información de los agentes españoles con otros países en los que los grupos investigados puedan también actuar, como en numerosas ocasiones es el caso de Francia.

3550 EFECTIVOS CONTRA LA DELINCUENCIA INTINERANTE

Este plan implicará a un total de 3.550 efectivos de diferentes áreas policiales como Fronteras, puertos y aeropuertos o Seguridad Ciudadana. Desde 2013, se han llevado a cabo 382 investigaciones contra grupos criminales intinerantes, que han tenido como resultado 1.478 detenciones, además de la incautación de más de 10.300.000 euros cerca de 100 kilos de cocaína y 30 de marihuana, 18 armas de fuego y 305 vehículos.

La información obtenida en estas investigaciones, principalmente encaminadas a atajar delitos contra el patrimonio como los robos con fuerza, estafas, hurtos y robos con violencia, revelaba actividad criminal en países como Bélgica, Armenia, Marruecos, Bulgaria, Rumanía, China, Alemania, Finlandia, Argelia, Francia o Suecia.