Estatut.- La financiación catalana no podrá aplicarse hasta que se apruebe el sistema de financiación con todas las CCAA

Actualizado 02/02/2006 16:15:53 CET

El Estatuto prevé 2 años para concretar su aplicación en la Comisión Mixta con lo que la puesta en marcha efectiva podría aplazarse a 2008

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La aplicación efectiva de la financiación que contempla el estatuto de autonomía de Cataluña podría aplazarse hasta el año 2008. El texto pactado contempla que la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales del Estado-Generalitat concrete, en el plazo de dos años, la aplicación de los preceptos del título VI relativo a la financiación y además, no podrá entrar en vigor hasta que no se apruebe el sistema de financiación general con el resto de las CCAA.

La Disposición Final Primera del texto del Estatuto pactado entre CiU y el Gobierno contempla, en su punto primero, que la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales del Estado-Generalitat debe concretar, en el plazo de dos años a partir de la entrada en vigor del Estatuto, la aplicación de los preceptos del título VI, que recoge la financiación.

En su punto segundo, apunta que los preceptos de la financiación deben aplicarse de forma gradual atendiendo a su "viabilidad financiera" y aclara que, en todo caso, "dicha aplicación debe ser plenamente efectiva en el plazo de cinco años a partir de la entra en vigor" del Estatuto.

Esta Comisión Mixta se constituirá en un plazo de seis meses y, mientras no se constituya, asumirá sus competencias la Comisión Mixta de Valoraciones Estado-Generalitat, que se extinguirá cuando entre en vigor la comisión que contempla el nuevo estatuto.

Además, el sistema de financiación en Cataluña no podrá aplicarse hasta que no se acuerde el sistema de financiación global por parte de todas las Comunidades autónomas en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que comenzará a trabajar en ese asunto la próxima semana, según fuentes gubernamentales. Entre otras razones porque, aunque se ha concretado el incremento de la cesión de impuestos en el Estatuto de autonomía de Cataluña, aún hay muchos aspectos de este sistema que están por cerrar, como es el sistema de solidaridad, el llamado fondo de suficiencia.

Los antecedentes en la negociación de los sistemas de financiación autonómica que se han pactado hasta ahora han tardado en concretarse una media de 18 meses, por lo que, si se mantiene este plazo, no sería hasta mediados de 2007 cuando se cerrara el acuerdo sobre el nuevo sistema.

Sin embargo, el Gobierno tiene intención de trabajar para que se cierre un acuerdo lo antes posible, por ello no quiere descartar que se inicie la aplicación de la nueva financiación autonómica antes de que acabe el próximo año, pero, en principio ve complicado que se pueda empezar a aplicar la nueva financiación autonómica en 2007, por lo que, aunque no hay fecha para la entrada en vigor del nuevo modelo, los cálculos sitúan en 2008 la aplicación efectiva del mismo.

Además, el Ejecutivo también contempla incluir en el nuevo sistema de financiación otros parámetros para cerrar el nuevo sistema, además de los que ha planteado Cataluña para la solidaridad, que propongan otros estatutos de autonomía, como pueda ser el de la insularidad que planteen Canarias y Baleares o el de la dispersión de la población, que pueda proponer Castilla y León.

LOS NIVELES DE SOLIDARIDAD LOS FIJA EL GOBIERNO

En el Estatuto catalán se han incluido como criterios para determinar las necesidades de gasto a: la población, rectificada por los costes diferenciales y por los factores demográficos, como la densidad de población inmigrante y la dimensión de los núcleos urbanos.

Pero, en cualquier caso, el Estatuto contempla que sus recursos pueden ser ajustados para garantizar los niveles similares en el conjunto del Estado en Educación, Sanidad y otros servicios sociales esenciales y también, que estos niveles del Estado del Bienestar que se van a atender con los fondos de solidaridad sean fijados por el Estado.

LOS INGRESOS DE LAS CCAA DEPENDERAN DE SU DINAMISMO ECONOMICO

En cualquier caso, el Gobierno esta convencido de que se está incluyendo racionalidad en el sistema al incrementar el porcentaje de impuestos cedidos --el IRPF pasa del 33 al 50; el IVA, del 35 al 50 y los especiales, del 40 al 58 por ciento--, porque ahora el incremento en la recepción de ingresos de las CCAA dependerá más del dinamismo económico de cada autonomía que de la media del crecimiento general.

Esto se debe a que, al aumentar el porcentaje de cesión, se reducirá el fondo de suficiencia y el incremento de los ingresos por la cesión de impuestos dependerán del crecimiento económico de la autonomía, mientras que los que se obtengan por el fondo de suficiencia, se calcularán en función del crecimiento medio de la economía de todo el Estado.

MAS CAPACIDAD NORMATIVA EN IRPF, IVA MINORISTA, HIDROCARBUROS

El Gobierno no ha querido ceder ningún porcentaje ni capacidad normativa a Cataluña, ni tampoco lo hará en el sistema de financiación general, de impuestos como el de Sociedades, IVA general e impuestos especiales de fabricación, ya que están armonizados en la Unión Europea.

Sin embargo, acepta en el Estatuto promover el incremento de capacidad normativa en el resto de los impuestos, es decir, en IRPF, IVA minorista, hidrocarburos en fase minorista y electricidad. Algo que se tendrá que concretar más en el nuevo sistema de financiación autonómica para que las CCAA puedan, si lo deciden, subir o bajar los impuestos en los tributos cedidos total o parcialmente.

No obstante, algunos de estos aspectos se están negociando con la Unión Europea, y no se prevé un acuerdo inmediato ya que, en el caso del IVA minorista, se requiere la unanimidad de los 25 estados miembros --27 a partir del próximo año-- y tampoco hay antecedentes de cuestiones similares con con otros países de la Unión Europea. El Gobierno confía en cerrar esta cuestión con éxito aunque ve más fácil pactar en Bruselas la cesión de capacidad normativa en otros impuestos como hidrocarburos y electricidad.

AGENCIA TRIBUTARIA

El texto de la constitución del Consorcio entre la Generalitat y el Estado para gestionar impuestos cedidos parcialmente se ha dejado deliberadamente ambiguo para salvar los escollos que había entre el Gobierno y CiU.

La federación catalana se mantiene en su reivindicación de que ese Consorcio se convierta en la única agencia tributaria en Cataluña y gestione todos los impuestos, pero el Gobierno no cederá la gestión de los impuestos estatales, mientras contempla que en el Consorcio se gestione IRPF y Patrimonio, aunque no se citan en el texto del acuerdo, y cree deseable que también gestionara otros impuestos cedidos totalmente como sucesiones, donaciones, de manera que al final hubiera una agencia catalana consorciada y otra estatal.

Lo que se gestionará de forma Consorciada será el Catastro, y se hará entre el Estado, la CCAA y los ayuntamientos, ya que estos últimos reciben una parte importante de los ingresos a través del Impuesto de Bienes Inmuebles. Aunque no se concreta cómo en el Estatuto y se remite a lo que disponga la normativa estatal.

En materia de inversiones, que estarán referenciadas a lo que aporta Cataluña al PIB estatal durante un periodo de siete años, también se crea una Comisión en la que estará representada la CCAA para aportar sus puntos de vista, aunque los criterios de inversión los fije el Estado.

Con las inversiones durante el periodo de siete años se pretende equiparar la inversión que se realiza en Cataluña con la que se hace en Madrid.