Estatut.- Rajoy y sus 'barones' aprueban un texto en defensa del referéndum y contra la financiación de Zapatero y Mas

Actualizado 25/01/2006 16:09:24 CET

Se quejan de que el sistema de financiación se haya pactado con el "líder de la oposición" catalán y no con todas las comunidades

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, reunió hoy a sus 'barones' territoriales en la sede central del partido para aunar posiciones ante el acuerdo estatutario en Cataluña y el modelo de financiación. Así, todos suscribieron un manifiesto en el que se defiende que los españoles se pronuncien sobre el nuevo Estatut y en el que se rechaza un modelo de financiación "impuesto" por el Gobierno y el "líder de la oposición" catalán.

"Rechazamos la imposición a todos de un modelo de financiación acordado bilateralmente entre el Gobierno y el líder de la oposición de una Comunidad Autónoma, que quiebra los principios de igualdad entre españoles y solidaridad entre territorios, haciendo inviables los objetivos de cohesión nacional", se sentencia en el documento.

Asimismo, se reprocha al Ejecutivo socialista que una modificación del sistema de financiación autonómica no se haya efectuado desde planteamientos multilaterales, "con el consenso de todas y cada una de las comunidades, en los órganos competentes para ello y sobre el respeto a los principios de autonomía, suficiencia, y coordinación, sin que ninguna reforma pueda suponer una quiebra del principio de solidaridad, ni agravios entre autonomías".

REFERÉNDUM ANTE "QUIEBRA DE UNIDAD NACIONAL"

En el manifiesto suscrito por Rajoy y los presidentes regionales del PP se "reafirma" la soberanía nacional de España, que pertenece "a un único titular", esto es, el pueblo español, "del que emanan todos los poderes del Estado y cuya indisoluble unidad se manifiesta en la Nación española".

"Exigimos el respeto a la Constitución, de modo que cualquier reforma estatutaria ha de respetar el marco constitucional --alertan--. No se puede aceptar que por la vía de una aparente reforma estatutaria, al margen del procedimiento constitucional, se dé carta de naturaleza a reformas constitucionales que además suponen una quiebra de la unidad nacional y de la igualdad de todos los españoles. El conjunto de los ciudadanos tiene derecho a opinar sobre un cambio del modelo de convivencia que a todos nos afecta".

HOMOGENEIDAD SOCIAL BÁSICA

Además, los presidentes 'populares' rechazan que desde los estatutos de autonomía se "altere" el reparto de competencias previsto en la Carta Magna del 78, alegando que es necesario mantener "una homogeneidad social básica" y evitar "cualquier intento de revisar estatutariamente las competencias del Estado que le atribuyen con exclusividad la potestad para dictar la regulación básica o de régimen general ordenada a asegurar la igualdad de los españoles".

"Abogamos por el mantenimiento de un Estado viable que pueda llevar a cabo las funciones de un Estado moderno, puesto que está en juego el grado de cohesión nacional, el nivel de prosperidad económica de los españoles y su posición en el mundo --avisan--. Nos preocupan las consecuencias del debilitamiento del Estado para la convivencia, el crecimiento económico y los niveles de renta y empleo, la unidad de mercado y el mantenimiento de la igualdad en la prestación de los servicios públicos esenciales".

CUESTIÓN LINGÜISTICA E INTERVENCIONISMO

Tras garantizar en el citado manifiesto que defenderán la igualdad entre españoles en derechos, deberes y en el acceso a los servicios públicos fundamentales, se refieren a la cuestión lingüística recalcando que el PP entiende como "motivo de orgullo" que además del castellano como lengua oficial y común de todos los españoles, "España goce de la riqueza de la convivencia de diversas lenguas".

"El derecho a utilizar las lenguas autonómicas, oficiales todas ellas en nuestras Comunidades Autónomas, está constitucionalmente reconocido y su uso y protección es valorado positivamente por el pueblo español. No obstante no compartimos, ni compartiremos políticas de discriminación hacia las personas que emplean la lengua castellana de forma habitual", agregan.

Los 'populares' aprovechan la ocasión para comprometerse a defender también "la libertad" de los españoles y "en particular", de los catalanes "frente el intervencionismo que inspira la propuesta de nuevo Estatuto de Cataluña, que evidencia una clara desconfianza hacia la sociedad civil, la libertad de mercado y la igualdad de oportunidades".

Dicho esto, reivindican nuevamente el regreso al espíritu de consenso que presidió la transición a la democracia. "Este consenso ha sido un constante desde 1978 en todas las reformas estatutarias y ha de propiciar que cualquier reforma deba de estar avalada, al menos, por los dos grandes partidos nacionales, tanto en los parlamentos autonómicos como en las Cortes Generales", concluyen.