ETA.-JpD cree que el "nuevo ataque" de ETA exige "la mayor muestra de firmeza democrática frente a la barbarie"

Actualizado 05/01/2007 14:02:48 CET

Dice que en este momento su labor se debe desarrollar "con serenidad" y rechaza "toda perturbación" en el desempeño de su función

BILBAO, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

Jueces para la Democracia (JpD) aseguró hoy que el "nuevo ataque de ETA" supone "el fin de una vía de compromiso para el fin de la violencia" y exige "la mayor muestra de firmeza democrática frente a la barbarie" . Además, afirmó que en este momento su labor se debe desarrollar "con serenidad" y pidió el rechazo a "toda perturbación" en el desempeño de la función de los jueces.

En un comunicado hecho público por el Secretariado de la asociación para rechazar el atentado en el que fallecieron Carlos Alonso Palate y de Diego Armando Estacio, aseguró que esta acción de ETA "supone claramente la ruptura del alto el fuego permanente en su día declarado".

Además, mostró su "absoluta solidaridad y cálida cercanía con las familias de las víctimas" y "la condena más rotunda de la bárbara actuación terrorista llevada a cabo, tan inútil como desesperanzadora, pues supone el fin de una vía de compromiso para el fin de la violencia".

"Este nuevo ataque a nuestra democracia nos exige, ahora más que nunca, la mayor muestra de firmeza democrática frente a la barbarie. La defensa del Estado de Derecho y respeto y confianza en las instituciones democráticas es la mejor manera de afianzarnos frente al terrorismo", precisó.

"CUMPLIR SU LABOR"

JpD aclaró "a la opinión pública" que los jueces, "como han hecho siempre", seguirán "cumpliendo sin vacilación su cometido constitucional y legal, de manera imparcial e independiente" mediante la aplicación de "los principios del Estado de Derecho y del sistema democrático, salvaguardando igualmente los derechos y libertades fundamentales de todos los ciudadanos establecidos en la Carta Magna".

Por último, se mostró convencida de que, en este momento, la labor jurisdiccional "se debe llevar a cabo con serenidad, templanza y prudencia, haciendo un llamamiento, una vez más, a los partidos políticos, a los medios de comunicación y demás agentes sociales para que rechacen toda perturbación y no se presione ilegítimamente a los miembros del Poder Judicial en el desempeño de su función".