ETA.- Juan Pablo González (CGPJ) afirma que "quien se reúna con Batasuna está colaborando con los terroristas"

Actualizado 18/06/2006 13:10:10 CET

Defiende la aplicación "rigurosa" de la Ley de Partidos porque "ni ETA se ha disuelto, ni la tregua es irreversible"

BILBAO, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Juan Pablo González recordó hoy que Batasuna "es un partido declarado ilegal por formar parte de ETA", por lo que aseguró que, "quien se reúna con Batasuna, tiene que valorar seriamente la posibilidad de que está colaborando, de una manera o de otra, con una organización terrorista". Además, defendió la aplicación "rigurosa" de la Ley de Partidos ya que "ni ETA se ha disuelto, ni la tregua es irreversible".

En una entrevista concedida al diario 'El Correo', recogida por Europa Press, González cree "inaceptable e impropia" la reacción del Gobierno vasco ante la admisión a trámite por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) de la querella presentada por el Foro de Ermua contra el lehendakari, Juan José Ibarretxe, por reunirse con Batasuna y considera que se trata de "un ataque sin precedentes a la independencia judicial y una quiebra en el buen entendimiento del principio de separación de poderes".

"A veces da la sensación de que el Estado de Derecho les estorba. Lo que pretende el Gobierno al solicitar en el Parlamento la comparecencia del presidente del Tribunal Superior es, lisa y llanamente, intimidar a los jueces para que modifiquen su línea de actuación. Y eso es intolerable", agrega.

A su juicio, la única autoridad del Estado legitimada para determinar si otra autoridad ha incurrido en delito "es el Poder Judicial", por lo que afirma que, "desconocer las reglas básicas del Estado de Derecho, supone retrotraernos a regímenes totalitarios" y asegura que esto "es lo que ha ocurrido con la reacción desmesurada del Gobierno vasco".

Recalca que ante el alto el fuego de ETA, "ni la Justicia ni el Estado de Derecho pueden estar en tregua", y cree que mientras la Ley de Partidos esté en vigor, "los jueces están obligados a cumplirla y hacerla cumplir". "La invocación reiterada a la realidad social, que además es un concepto muy complejo, no puede constituir un pretexto para vulnerar o desconocer la ley", reivindica, para explicar que la realidad social no ha cambiado porque "ni ETA se ha disuelto, ni la tregua es irreversible, ni el señor Otegi ha dejado de ser un presunto terrorista dado que está procesado por la Audiencia Nacional".

Por ello, considera que "quien se reúna con Batasuna tiene que valorar seriamente la posibilidad de que está colaborando, de una manera o de otra, con una organización terrorista" porque la formación abertzale "es un partido declarado ilegal por formar parte de ETA" y, "según la UE, es una organización terrorista". "Estamos hablando no de una organización política, sino del instrumento de una organización terrorista", añade.

Para González, la interlocución política con Batasuna sólo sería admisible "si, después de una refundación, pudiera ser legalizada", aunque recalca que para ello "sería necesario una renuncia expresa y definitiva al uso de la violencia".

En este sentido, insiste en que no ve motivos para derogar la Ley de Partidos porque ha constituido, "como el Pacto contra el Terrorismo, un instrumento esencial en la lucha contra ETA", y anima a ser conscientes de que la pretensión de ETA es "mantener su capacidad de coacción, tutelando este proceso porque sólo así puede conseguir sus objetivos políticos".

"Por eso, ahora más nunca es preciso mantener la presión social y judicial sobre el entramado ETA-Batasuna", advierte, para añadir que la "gran oportunidad" radica en la debilidad de la banda y que su derrota "pasa por mantener esas políticas de firmeza, empezando por la aplicación rigurosa de la Ley de Partidos".

Recuerda a los "responsables políticos" que la verdadera paz "sólo llegará por el acatamiento por parte de todos del orden constitucional", y cree que el Estado "no puede rendirse" ni "se puede negociar políticamente con terroristas, porque sería como reconocer que sus 850 asesinatos han servido para algo". "Hoy por hoy, ETA-Batasuna no ha renunciado a la violencia y no ha interiorizado su derrota", reitera.

AMBIGÜEDAD DEL GOBIERNO VASCO

En referencia a la posición del Gobierno vasco, González afirma que se ha caracterizado "por una ambigüedad calculada" y cree que "se ha distanciado formalmente de ETA, pero ha dado cobertura social y política a los miembros de la organización".

Explica que actuar ahora contra el Ejecutivo autónomo por recibir a Batasuna y antes no responde al hecho de que antes nadie instaba a ello o los tribunales no tenían conocimiento de ello, y cree "un "sarcasmo" llamar a Otegi "hombre de paz".

Por ello, defiende la Audiencia Nacional como un instrumento "absolutamente necesario" y destaca el trabajo del juez Fernando Grande-Marlaska porque "en condiciones muy difíciles, está ejecutando su trabajo con absoluta independencia".

Asimismo, cree que en el País Vasco los jueces tienen una función "muy importante" que desempeñar y que no les corresponde "un papel político" y considera "inaceptable" que se contemple la retirada de los escoltas a los jueces "como una especie de gesto para favorecer un clima de distensión".