ETA mata a tiros a un empresario en la localidad guipuzcoana de Azpeitia

Actualizado 03/12/2008 19:38:29 CET

SAN SEBASTIÁN/MADRID, 3 Dic. (OTR/PRESS) -

Tras años de sabotajes y amenazas, los ataques de ETA contra el AVE vasco se cobraron hoy su primera víctima mortal. Los terroristas asesinaron en la localidad de Azpeitia (Guipúzcoa) al empresario Ignacio Uría, propietario de la Altuna y Uría, una de las empresas concesionarias del Tren de Alta Velocidad vasco (TAV) que ya había sido señalada e incluso atacada por ETA con anterioridad. Uría, de 71 años, recibió dos disparos a bocajarro, uno en la frente y otro en el pecho, cuando se dirigía desde su empresa al restaurante al que acudía todos los días a jugar a las cartas.

Dos semanas después de que cayera en Francia su jefe militar, Mikel Garikoitz Azpiazu, alias 'Txeroki', ETA ha respondido de forma contundente golpeando el que ya señaló en sus últimos comunicados como uno de sus objetivos prioritarios: el AVE vasco. Fue pocos minutos después de la una de la tarde dos etarras, a bordo de un Alfa Romeo robado a punta de pistola esta misma mañana en el municipio de Deba, interceptaron a Uría cerca de la sede de su empresa, en la Plaza Loyola de Asperitia. Como de costumbre el constructor iba, acompañado de unos amigos, a jugar la partida y a tomar un café al restaurante 'Kiriru'.

Uno de los etarras, encapuchado, salió del coche y le asestó dos disparos a bocajarro en la cara y el pecho que le dejaron gravemente herido en el suelo y que a la postre serían mortales. Inmediatamente después los dos etarras huyeron en dirección a Zumárraga. El empresario, casado y con cinco hijos, fue atendido por efectivos sanitarios de las ambulancias medicalizadas de la Ertzaintza por espacio de una hora sin que se pudieran hacer nada para salvar su vida. Apenas tres horas después del atentado, agentes de la Ertzaintza encontraron ardiendo el Alfa Romeo utilizado por los etarras en el Alto de Itziar, cerca de donde minutos antes había apareció maniatado el dueño del vehículo robado.

A pesar de que su empresa, al ser una de las de las adjudicatarias del TAV, había sido señalada por anterioridad por el entorno etarra e incluso ya había sido atacada el año pasado, Uría no llevaba escolta y repetía diariamente el mismo trayecto. De hecho, los propietarios del restaurante señalaron que el empresario acudía varias veces al día al establecimiento y que no llevaba escolta y aseguran que nunca les trasladó su temor o inquietud por la posibilidad de que fuera objeto de un atentado. Precisamente, fueron los trabajadores del restaurante los que avisaron a la mujer de Ignacio Uría de que "algo le había pasado" y de que llamara a sus hijos para que acudieran al lugar donde el empresario fue tiroteado.

CAMPAÑA CONTRA EL TAV

La empresa Altuna y Uría fue saboteada ya el pasado 16 de marzo de 2007 cuando varios de sus camiones aparecieron con las ruedas pinchadas, los tubos de escape tapados y pintadas en contra del AVE vasco. De hecho, Segi amenazó directamente a la empresa en un comunicado de marzo de 2007 por participar en las obras de la "Y" vasca. "¡¡PNV, IU, EA, representantes municipales, Altuna y Uría, Balzola, Moya, no pasaréis por el Duranguesado!!", amenazaba el texto.

Este documento fue incluido por el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, en sus autos de ilegalización del PCTV y ANV con el fin de demostrar la estrategia común con el grupo terrorista contra el AVE vasco. En sus conclusiones, Garzón apuntaba que el método usado por ETA para frenar las obras de la 'Y vasca' es prácticamente idéntico al diseñado en su día frente a la construcción de otras infraestructuras como la central de Lemóniz, o la autovía de Leizarán".

Últimamente, el blanco de las acciones de ETA contra el TAV había sido la constructora Amenabar que vio como el pasado 1 de junio, un artefacto hizo explosión frente a la sede de la compañía, en la localidad guipuzcoana de Zarautz, provocando heridas de carácter leve a dos agentes de la Ertzaintza y otra persona más. Además, la empresa ya había sufrido un ataque de ETA el 12 de mayo contra dos de sus excavadoras, que se encontraban estacionadas en el barrio Santa Bárbara de la localidad de Hernani.

En agosto de este año, ETA reivindicó en un comunicado enviado a Gara estas tres acciones violentas y amenazó directamente a las empresas adjudicatarias de las obras del TAV, a las que considera sometidas a "intereses ajenos a Euskal Herria" y acusa de "enterrar en cemento" el proyecto independentista.

41 EMPRESARIOS ASESINADOS

Con la muerte de Uría, ya son 41 los empresarios asesinados con ETA. El último empresario víctima de la banda fue el por entonces presidente de la patronal guipuzcoana, José María Korta, al que ETA mató con un coche bomba el 8 de agosto de 2000. Antes de la muerte de Korta, el último empresario asesinado por ETA fue Francisco Arratibel que recibió un tiro en la cabeza en Tolosa (Guipúzcoa) en febrero de 1997 cuando salía del restaurante en el que comía todos los días.

El constructor es la octava víctima mortal de ETA desde que el 30 de diciembre de 2006 la banda rompiera de facto la tregua con el atentado en la T-4 de Barajas, en el que murieron los ciudadanos ecuatorianos Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate, y cuarta víctima en lo que va de año. Hasta hoy, la última víctima mortal de la barbarie terrorista era el brigada del Ejército Luis Conde de la Cruz, que murió el pasado 22 de septiembre en el atentado de Santoña (Cantabria). Anteriormente, ETA mató al agente de la guardia civil Juan Manuel Piñuel, asesinado el 14 de mayo al explotar una furgoneta bomba en el cuartel de la Guardia Civil de Legutiano (Álava).

Dos días antes de las elecciones generales, el 7 de marzo, ETA asesinó al ex concejal socialista de Mondragón (Guipúzcoa) Isaías Carrasco. El 1 de diciembre del pasado año, tres terroristas dispararon y acabaron con la vida de los agentes de la Guardia Civil Raúl Centeno y Fernando Trapero a la salida de una cafetería en Capbretón, Francia.