ETA.- Rajoy avisa de que "no bastan" los éxitos policiales y pide al Gobierno que luche contra el brazo político de ETA

Actualizado 02/09/2007 17:15:48 CET

Dice que escucha "los consejos" de Fraga pero que, "con todos los respetos", ve su sucesión "bastante lejana"

MADRID, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, avisó hoy de que en la lucha contra la organización terrorista ETA "no bastan los discursos o declaraciones más o menos elucuentes" y ni siquiera "los éxitos policiales", por lo que subrayó la necesidad de que el Gobierno lidere también la lucha contra el brazo político de la banda a través de la ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV).

"El Gobierno de España jamás podría perder la batalla frente a una banda de asesinos, pero hay que dar esa batalla en todos los frentes", defendió Rajoy en una entrevista al Diario de Pontevedra recogida por Europa Press. Así, reiteró su petición de ilegalización de ANV para asegurar a continuación que el Ejecutivo sabe que cuenta con el apoyo "incondicional" del PP "en todo lo que haga para acabar con ETA".

En este sentido, el líder del PP alabó la importancia del Pacto Antiterrorista, con el que, según indicó, se emprendió "el camino correcto" al trasladar el mensaje a los terroristas que, ganase quien ganase las elecciones, "no habría negociación ni cesión política alguna". "Rodríguez Zapatero liquidó aquel acuerdo y negoció con ETA sobre cuestiones políticas, eso devolvió a los terroristas la esperanza de conseguir en una negociación lo que no habían conseguido en 40 años de crímenes", criticó.

Rajoy señaló así que éste ha sido el "gran error y el gran fracaso" del Gobierno socialista y reclamó que ahora se quite a la organización terrorista "la esperanza" de que se acepte negociar sus objetivos políticos a cambio del abandono de las armas. "Ahora toca rectificar, decirle a ETA que se acabó y que nunca más habrá negociación alguna", insistió.

"CONVENCIDO" DE LA VICTORIA EN LAS ELECCIONES

Igualmente, recordó la victoria de los 'populares' en las pasadas elecciones municipales y autonómicas y se mostró "convencido" de que su partido va a ganar las próximas elecciones generales. "Estoy convencido de la victoria, no porque el gobierno lo haya hecho rematadamente mal, que lo ha hecho, sino porque nosotros vamos a ofrecer alos ciudadanos una alternativa ilusionante. No contemplo otra posibilidad que no sea ganar; no trabajo con otra hipóitesis", aseveró.

Sobre las declaraciones de Manuel Fraga en las que decía que era necesario ir preparando la sucesión en el PP, Rajoy dijo que escucha sus consejos, pero a renglón seguido agregó: "la cuestión de mi sucuesión, con todos los respetos, la veo bastante lejana". En cuanto a la crisis de la hipotecas en Estados Unidos, el líder del PP afirmó que el sistema financiero español "es muy sólido y se está comportando admirablemente, no así el gobierno, que durante la crisis ecoómica de este verano ha estado ausente". De este modo, aseguró que se deben realizar "más liberalizaciones, más privatizaciones y más rebajas fiscales, sobre todo en sociedades y renta".

También se refirió al "grado de incompetencia" de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, "sólo comparable al de su soberbia", y señaló que "es necesario cambiar un gobierno que se ha caracterizado, entre otras cosas, por su ineficiencia, la falta de ambición y el desinterés por los problemas reales de la gente". "Es urgente volver a atender lo importante, que no es otra cosa que el bienestar de los españoles", sentenció.

Indicó que, en caso de haber sido elegido presidente del Gobierno, las prioridades de su legislatura hubieran sido preparar a España para los retos más inmediatos, como son "la globalización económica, la inmigración, la seguridad ciudadana", así como "coger el tren de la sociedad de la información y las nuevas tecnologías".