El exjefe de Comunicación de AENA reconoce que devolvió 40.000 euros a Correa por la reforma de un ático

Comienza el juicio por adjudicaciones de AENA a la trama Gürtel
Pool
Actualizado 17/12/2018 15:16:42 CET

Explica que la cantidad, que guardó en una "caja de zapatos", procede de su trabajo como asesor en el Parlamento Europeo y de la venta de un coche

SAN FERNANDO DE HENARES (MADRID), 17 (EUROPA PRESS)

El exjefe de Comunicación de AENA Ángel López de la Mota ha reconocido este lunes ante el tribunal de la Audiencia Nacional que juzga los amaños de contratos públicos para que las empresas de la trama Gürtel resultasen beneficiarias entre los años 2000 y 2002 que devolvió al líder de la red corrupta, Francisco Correa, 40.000 euros que adelantó para la reforma de un ático.

El primero en enfrentarse al interrogatorio del Ministerio Público tras Correa, que se ha acogido a su derecho a no declarar, ha sido el que fuera director de Comunicación de la empresa pública entre septiembre del año 2000 y mayo de 2004, Ángel López de la Mota. Según el escrito de acusación de la Fiscalía, entre sus funciones de máxima responsabilidad se encontraban la propuesta de ferias y eventos en los que participaría la entidad pública.

En este procedimiento se están analizando los supuestos sobornos de la trama Gürtel a los exdirectivos de la empresa aeroportuaria para convertirse en la adjudicataria de la organización de dichos eventos. Según el escrito de acusación de la Fiscalía, la trama corrupta sobornó presuntamente a López de la Mota con 67.215,12 euros en viajes a Eurodisney con su familia o a las islas Canarias, además, de la entrega de 6.000 euros en efectivo y el pago de las obras que se hizo en su ático de Villaviciosa de Odón (Madrid), con un coste de 45.216,23 euros.

No obstante, López de la Mota ha indicado que conoce a Correa porque coincidió con él durante su anterior etapa laboral en la oficina de prensa del PP, pero ha negado haber entablado alguna relación comercial. Sobre estos supuestos tratos de favor, ha indicado que las vacaciones contratadas con la agencia Pasadena Viajes las pagó personalmente y que, por tanto, no fueron regalos de Correa.

DINERO EN DOS SOBRES

Asimismo, ha afirmado que la única entrega de dinero en sobres que hubo fue la que hizo el propio exjefe de Comunicación a Correa para devolverle los más de 40.000 euros relacionados con la reforma de esta vivienda. Al respecto, López de la Mota ha explicado que él sólo pidió la recomendación de un carpintero y que cuando fue a pagar toda la obra se enteró que la empresa de Correa se había hecho cargo del coste total de los servicios de albañilería.

Por ello, le hizo llegar dos sobres, uno con 18.000 euros y otro con 39.000 euros, que, según ha indicado, tenía acumulados en una "caja de zapatos" gracias al sueldo que había recibido como asesor en el Parlamento Europeo y de la venta de un coche.

En un momento anterior López de la Mota ha dicho que no tenía relación con ningún empleado de Correa y que sólo conocía a Rafael de León. Sin embargo, el 'número dos' de la Gürtel, Pablo Crespo, le hizo llegar un escrito, que ha sido mostrado por la Fiscalía Anticorrupción, para reclamarle estos 40.000 euros, y donde, además, se le exigió las explicaciones oportunas sobre por qué ya no les encargaban la organización de eventos.

Ante esto, López de la Mota ha dicho que le extrañó que le recordase la deuda "pagada", sobre la que no tiene recibos porque los destruyó: no le duraron "ni un día", ha bromeado. Al mismo tiempo ha subrayado que fueron las propias empresas de la Gürtel las que dejaron de presentarse a los concursos públicos después de abril de 2002, aunque fuesen "invitadas".

LA EMPRESA DE CORREA YA ESTABA "SELECCIONADA"

Durante su declaración como investigado por los delitos de prevaricación, fraude a las Administraciones Públicas y cohecho, por los que se enfrenta a ocho años de prisión, ha dicho que las empresas de Correa trabajaban con AENA desde antes de que él entrase en el departamento de comunicación. López de la Mota ha recordado que el líder de la trama Gürtel fue el encargado de organizar en 2000 el acto de la colocación de la primera piedra de la T4 de Barajas.

Así, ha añadido que los pliegos de condiciones de los contratos venían ya redactados desde el Departamento de Contratación y ha puesto como ejemplo la adjudicación de la participación de AENA en la Feria Internacional de Turismo (FITUR) del año 2001, sobre el que ha dicho que la empresa de Special Events venía "seleccionada" porque fue la adjudicataria en el año anterior.

Según López de la Mota, estas normas de contratación eran remitidas por una trabajadora de la entidad pública, quien, precisamente, testificó, primero ante los investigadores de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) y después ante el juez instructor de la Audiencia Nacional José de la Mata, que había sido presionada por el ex director de Comunicación para estableciese "unos criterios de adjudicación ambiguos y difusos" determinados por "factores subjetivos" para que Correa fuese el adjudicatario.

TIPOS DE CONTRATACIÓN

La fiscal Anticorrupción Concepción Sabadell le ha formulado una serie de preguntas sobre las dos formas que se usó para tramitar la contratación: los denominados 'Expedientes', para proponer su adjudicación con urgencia; y las Propuestas y Aprobación de Contratación Específica (PACE), que permiten la selección arbitraria y directa de la empresa adjudicataria.

Para López de la Mota la principal diferencia entre ambas es el "tiempo" disponible para organizar un evento. Por ello, cinco de las 22 adjudicaciones se hicieron con ese carácter de urgencia. Aún así, ha precisado, con el fin de justificar la elección de las empresas vinculadas a la Gürtel, en los contratos PACE "siempre se pedía tres ofertas" o "diseños diferentes".

En la sesión de este lunes también ha declarado quien fuera su 'número dos' en el gabinete de comunicación, José María Gavari, para quien también se solicitan ocho años de cárcel. A ninguno de estos dos acusados se les ha podido grabar de frente durante sus comparecencias ante el tribunal de la Audiencia Nacional por petición de sus defensas para poder proteger su imagen.

Gavari, que fue contratado en la entidad pública a propuesta de López de la Mota, se ha desvinculado de las adjudicaciones en cuestión, alegando que no conocía cómo se realizaba la contratación porque él trabajaba para Clasa, una filial de AENA; aunque ha apuntado que sí mandó listados de empresas susceptibles de ser adjudicatarias al Departamento de Contratación. De hecho, ante los correos electrónicos que ha mostrado la fiscal Concepción Nicolás relacionados con presupuestos enviados por Special Events, ha llegado a decir que eran confusiones y que el destinatario real era López de la Mota.

SERVICIOS DE COLABORACIÓN

Por último, Gavari también ha negado haber recibido dádivas de Correa y ha puntualizado que el único dinero que ha recibido de sus empresas son las "100.000 pesetas" mensuales que le pagaban por sus servicios de colaboración que nada tenían que ver --ha destacado-- con AENA.

El cuarto acusado en este juicio, el contable de la Gürtel, José Luis Izquierdo, también se ha acogido su derecho a no declarar y, al igual que Correa, tampoco tendrá que volver al juicio hasta el último día para poder hacer uso, si lo estima necesario, del turno de última palabra.