29 de febrero de 2020
 
Actualizado 08/01/2009 22:28:13 CET

Una experta anima a los enfermos de gripe a salir de la cama "cuanto antes" para acelerar la recuperación

Recomienda dejar de lado el reposo absoluto y moverse poco a poco, ya que el paciente mejora la circulación sanguínea y su estado anímico

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El reposo absoluto no resulta del todo eficaz para acelerar la recuperación en aquellos pacientes afectados por el virus de la gripe, según la coordinadora del Área de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), Rosario Menéndez, quien recomienda a estos enfermos ir moviéndose poco a poco lo antes posible y salir de la cama para que la mejoría sea más rápida.

Según recuerda esta experta, neumóloga en el Hospital La Fe de Valencia, hace años se forzaba a los pacientes a hacer reposo absoluto en los pacientes con gripe, si bien esta medida ya no se toma tanto en consideración, incluso en los pacientes ingresados en un hospital, donde "antes, una persona mayor que tenía una neumonía o gripe se encamaba, si bien ahora la tendencia es levantarlos cuanto antes", señaló.

La movilización precoz es una medida que cada vez se utiliza más en los hospitales, no sólo en los pacientes con gripe, asegura Menéndez en declaraciones a Europa Press, ya que luego es extensible para el propio domicilio. De este modo, se mejora la circulación sanguínea y se previenen las trombosis venosas profundas en las piernas, que puede dar lugar a complicaciones como embolias de pulmón, además de que también mejora el estado anímico del enfermo.

"La sensación de no estar en una situación tan penosa siempre alivia por lo que, en seguida que podemos, los levantamos y de forma progresiva se comienzan a dar pequeños paseos", indicó.

Aproximadamente, entre el 10 y el 20 por ciento de los afectados por la gripe requieren hospitalización ya que, al igual que otros virus respiratorios, puede presentar más complicaciones en personas con más riesgo que padecen enfermedades crónicas cardiovasculares o pulmonares que pueden dar lugar a insuficiencias respiratorias o a neumonías.

La duración media de los ingresos hospitalarios suele variar dependiendo de las enfermedades que tengan, apuntó esta experta, por lo que "se intenta movilizar a los pacientes y levantarlos cuanto antes".

Además, Menéndez insistió en la importancia de taparse la boca al toser o al estornudar, preferentemente con pañuelos desechables; lavarse frecuentemente las manos, sobre todo después de haber tosido o estornudado y evitar reutilizar pañuelos empleados al estornudar o limpiarse las secreciones nasales, para así evitar contagios o recaídas.