Ferrán López dice que no se contó con Jordi Sánchez "para organizar nada" el 20-S y Mossos "hizo lo que pudo"

VÍDEO: Procés.- Puigdemont avisó de que si el 1-O había violencia, declararía la
SEÑAL DE TV DEL TRIBUNAL SUPREMO
Publicado 03/04/2019 14:27:03CET

Afirma que de haber conocido los registros planeados hubiera podido preparar un dispositivo "ligeramente diferente"

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El comisario de Mossos d'Esquadra Ferrán López se ha referido este miércoles durante su declaración en el juicio del 'procés' en el Tribunal Supremo al papel adoptado por el expresidente de Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sánchez --para quien se piden 17 años de cárcel por rebelión-- durante la multitudinaria concentración que tuvo lugar frente a la Consejería de Economía el 20 de septiembre de 2017. "No se cuenta con él para organizar nada", ha manifestado, limitando su papel a una "mediación" para lograr que voluntarios permitieran abrir una franja entre manifestantes y policías.

Con esta explicación, el mando de los Mossos contradice lo señalado en sesiones anteriores por otros testigos como fueron los mandos de la Guardia Civil presentes en la concentración, quienes se refirieron al líder social como "interlocutor de la masa" durante toda la jornada de registros en la Consejería.

También ha defendido el papel de la policía autonómica en toda la jornada dado que, teniendo en cuenta que se realizaron simultáneamente 41 registros en la provincia de Barcelona "se hizo todo lo que se pudo allá donde se pudo".

La actuación de los Mossos durante el 20-S ha sido el primer tema en el que se ha centrado el interrogatorio de la abogada del Estado, María Rosa Seonane, tras el receso del juicio celebrado a mediodía. López ha incidido en que en dicha jornada el exconsejero de Interior Joaquim Forn no estuvo en el centro de mando, pero que supo que llamó al mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, para que se pusiera en contacto con Sánchez y lograr alguna mediación con manifestantes, "dada la ascendencia que tenía con ellos".

Según el comisario, a Sánchez se le pidió "lo que se pide en todas las manifestaciones desde hace 20 años", intentar que participen en el buen hacer del dispositivo. "El acuerdo al que se llegó fue que, a través de los voluntarios, hacer una primera franja libre entre manifestantes y policía, un pre-figuración del pasillo, nada más --ha añadido el testigo-- Sánchez no tuvo ninguna intervención más".

Según López, el día 20 de septiembre se atendieron todas las peticiones realizadas por la Guardia Civil en atención a los registros, de los que nadie informó al cuerpo autonómico y él conoció sobre las ocho de la mañana, de camino al trabajo.

"No pido que Guardia Givil nos informe del contenido de las actuaciones, lo que digo es de haber tenido información genérica de que ese día habría 41 entradas hubiera sido hacer posible hacer una cosa ligeramente diferente", ha manifestado López en respuesta a las preguntas de la abogada del Estado.

PETICIONES FRENTE A ECONOMÍA

En relación con la Consejería de Economía, y según el relato de Ferrán López, la primera petición se realizó sobre las nueve de la mañana para gestionar la entrada de detenidos, algo que desaconsejó el jefe de orden público por entender que es "imposible" dado el número de manifestantes que ya se concentraban en el lugar, que eran unos 2.000.

Por contra, propuso que se hiciera un pasillo policial para que pudieran entrar a pie si bien éste nunca llevó a realizarse, porque sobre el mediodía fueron informados por la Guardia Civil de que el registro se seguiría llevando adelante sin detenidos.

Ferrán ha insistido posteriormente a preguntas del abogado Javier Melero, que defiende al exconsejero Forn, que todas estas decisiones fueron técnicas del jefe de orden público sin que tuviera intervención en las mismas la Intendente de los Mossos Teresa Laplana --encausada por la Audiencia Nacional--, que se encontraba en el lugar de los hechos.

Tampoco se pudo atender, igualmente debido a la multitudinaria presencia de manifestantes, a los requerimientos tendentes a que se hiciera un cordón para proteger los vehículos utilizados por la Guardia Civil para llegar a la Consejería, que ha reconocido que resultaron "vandalizados".

"Ójala hubieramos sido capaces de abrir un pasillo por la mañana para sacar los coches y la policial judicial hiciera su labor en las condiciones que se debía, si no se hizo en Economía fue porque fue materialmente imposible", ha reconocido en este momento, para añadir que "fue imposible por la actitud de no irse" de los concentrados.

"¿Fue imposible a la hora que consideraron que era imposible?" ha insistido la abogada Seoane, que ha sido interrumpida por el presidente del tribunal, Manuel Marchena, que le ha afeado la pregunta: "Ya le ha dicho que fue imposible".

NO NOS DIJERON QUE IBAN A SALIR HASTA LAS ONCE

En cuanto a la salida de la comisión judicial de la Consejería, el testigo ha insistido en que los Mossos no fueron informados hasta las once de la noche de que el registro judicial había terminado, por lo que hasta ese momento no se les pidió la organización de un pasillo policial que facilitase el tránsito de agentes y de la secretaria judicial. "Nos pidieron pasillo y si por la mañana era imposible, ahora lo seguía siendo", ha insistido.

En este punto, Ferrán López ha sido muy tajante para señalar que el coronel Mariano Martínez de la Guardia Civil con él que se comunicó durante toda esa jornada le dijo a las ocho de la noche que el registro proseguía porque había problemas informáticos.

A ello se unieron dos llamadas "relevantes" a juicio del testigo: la que realizó al señor Trapero el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Jesús María Barrientos, quien refirió problemas por 'habeas corpus' y recusación del juez por parte de los detenidos; y otra a las diez de la noche en la que la Guardia Civil aún habla de problemas de 'clonaje' de archivos, por lo que el registro continuaba, unos obstáculos también fueron señalados a Laplana en la misma Consejería, ha añadido.

En cuanto a las peticiones de salida, López ha señalado que primero le pidieron arbitrar un pasillo que la comisión judicial saliera con todos los vehículos, "lo que era imposible porque estaban vandalizados"; más tarde les dijeron que saldría la secretaria judicial con los agentes uniformados, luego que lo harían todos juntos, si bien cuando se hablaba de esas posibilidades el registro no había aún finalizado.

"A partir de las once tomamos una decisión", a la que "llevaron las circunstancias", ha añadido el testigo en su relato de ocurrido. Pese a que el pasillo "hubiera sido seguro" un mosso del departamento de Mediación propuso una salida alternativa que fue la que finalmente se utilizó, y que consistió en la salida de la secretaria judicial por un terrado que daba acceso a un teatro contiguo a la sede de la Consejería.

Finalmente y sobre este asunto Melero ha preguntado al testigo si en algún momento él reprochó el coronel Mariano Martínez que no atendieran sus peticiones, a lo que López ha contestado afirmativamente añadiendo que "no se hicieron porque no se podían hacer". La única carga se realizó por Mossos sobre las dos de la madrugada en "un escenario totalmente diferente" según Ferrán López, al ver que se estaban extrayendo objetos del interior de los coches de la Guardia Civil.

Contador