Actualizado 23/09/2007 16:28 CET

La Fiscalía pide seis años de prisión para un hombre acusado de maltratar a su mujer y a uno de sus hijos

GIJÓN, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un hombre de 73 años será juzgado mañana, a las 9.00 horas, en el Penal 2 de Gijón, acusado de dos delitos de lesiones psíquicas, tras haber maltratado supuestamente a su esposa y a uno de sus hijos, según el informe al que tuvo acceso Europa Press. La Fiscalía pide para el imputado tres años de prisión para cada uno de los delitos, así como una orden de alejamiento de sus víctimas, que sufren secuelas psicológicas, por cinco años y el pago de una indemnización de 9.000 euros para la esposa.

Pese a que la denuncia es de 2006, los malos tratos se iniciaron desde que la mujer se casó con el acusado, con el que tuvo dos hijos. El hombre sometió a su esposa e hijos a constantes malos tratos físicos y psíquicos, según el informe fiscal. No obstante, los malos tratos físicos cesaron hace unos 13 años, aunque continuaron las vejaciones, sin que se interpusiera denuncia alguna por parte de la mujer, por miedo a su marido.

En los últimos años, los insultos fueron habituales con palabras como "puta" o "cancerosa". Asimismo, supuestamente el acusado ejercía un férreo control de las cuentas, llegando a exigir a su mujer que le mostrara la lista de la compra para darle el dinero justo y obligándola a que le entregara el poco dinero que percibía como bordadora.

También la amenazaba con ponerlo todo a su nombre y echarla a ella de la casa, ya que según él, la vivienda era de su propiedad porque había mantenido a la familia. Además, le prohibió a su mujer que tuviera relaciones de amistad o vecindad.

Según el mismo informe, el acusado subía el volumen de la televisión cuando aparecían noticias sobre la muerte de mujeres víctimas de los malos tratos, para que su mujer y uno de sus hijos lo oyeran, al tiempo que decía "hacen falta más escopetas" o "todavía faltan más", con alusión a las víctimas.

Con todo ello y ante la última agresión verbal, el 19 de febrero de 2006, la mujer denunció los hechos ante el temor a que su marido la atacara. Como consecuencia del maltrato, la denunciante sufre trastorno de personalidad de tipo dependiente con evidentes y múltiples signos de deterioro psicológico, trastorno de adaptación con reacción mixta de ansiedad y depresión de carácter crónico, trastornos del sueño, actitudes de desamparo, ideas de suicidio, sentimientos permanentes de incapacidad e inferioridad. La víctima precisa tratamiento médico continuado.

Además de la mujer, uno de los hijos sufre trastorno de adaptación con reacción mixta de ansiedad y depresión de carácter crónico que precisa de tratamiento médico.