Actualizado 27/01/2009 20:02

Gallegas.- Rajoy estará "muy atento" al voto emigrante y rechaza "quedarse callado" ante la "mínima sospecha" de manipulación

Cree que los comicios se decidirán por "muy poquitos votos" y llama a los militantes a movilizarse porque todo lo que hagan es "decisivo"

SARREAUS (OURENSE), 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, proclamó hoy que no va a "quedarse callado" si tiene la "mínima sospecha" de manipulación del voto emigrante, por lo que garantizó que su partido estará "muy atento" al sufragio de los residentes en el exterior en las próximas autonómicas gallegas, en las que los emigrantes suponen más del 12 por ciento del censo electoral.

Al respecto, Rajoy consideró "razonable" la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) de que los emigrantes que quieran ejercer su derecho al voto en las próximas autonómicas tengan que incluir una fotocopia de su DNI o de su pasaporte, por lo que censuró que el PSOE "se queje" y recurra este planteamiento que, a su entender, podría evitar "los chanchullos de algunos".

De este modo se pronunció en un mitin en la localidad ourensana de Sarreaus, donde avisó de que los comicios gallegos "se van a jugar en muy poquitos votos" para pedir un "gran esfuerzo" a los militantes y simpatizantes del PP. En este sentido, reflexionó que "nadie gana solo unas elecciones" sino que esto es una "obra colectiva" de todo el partido.

"Todo lo que podáis hacer es decisivo", proclamó para llamar al "ejército" de militantes populares a movilizarse hasta el domingo electoral, y reivindicó la fuerza del PP en la comunidad gallega, donde es "el más importante, el que más se parece a Galicia y el que tiene más distribuido su voto".

OBJETIVO ÚNICO: MAYORÍA ABSOLUTA

Rajoy apuntó a la mayoría absoluta como el "único y exclusivo" objetivo de los populares para las elecciones gallegas, consciente de que "si no van a gobernar los que han perdido", en alusión a socialistas y nacionalistas. En todo caso, se mostró optimista porque el partido cuenta con un "extraordinadio candidato", Alberto Núñez Feijóo, de quien elogió su "capacidad, juventud, experiencia y brillante gestión".

"Es un dirigente de futuro, competente, que se ha pateado Galicia", enfatizó, y concluyó que Feijóo tiene "más entidad que Touriño y Quintana juntos"; en alusión al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, y el vicepresidente gallego, Anxo Quintana.

En esta línea, criticó la gestión del bipartito en la Xunta, que resumió en "cuatro años de nada", frente a lo que colocó el "cambio espectacular" de Galicia con los anteriores gobiernos populares. "Lo han hecho rematadamente mal y no han parado de dar espectáculos", censuró y, como ejemplo, se refirió al concurso eólico, que definió como un "escándalo de enormes proporciones".

EL RURAL "TAMBIÉN ES DE DIOS"

También aludió al temporal que afectó a Galicia el pasado fin de semana y lamentó que ni la Xunta ni el Gobierno central hiciesen "nada", tras lo que opinó que los gobiernos están para "solucionar problemas en lugar de para crearlos". Así, ofreció "un único gobierno" si el PP consigue la victoria electoral y, entre otras promesas, garantizó que este partido traerá el AVE a Galicia, en lugar de "machacarlo" como el PSOE, según él.

A mayores, aprovechando su presencia en Sarreaus y posteriormente en Trasmiras --dos pequeñas localidades de poco más de 1.700 y 1.800 habitantes respectivamente--, prometió "dar la batalla" de la igualdad de los españoles en derechos, en deberes y en obligaciones y, aunque consideró "bueno" invertir en las ciudades, reivindicó la necesidad de "prestar atención" al rural porque sus habitantes "también son de Dios".

Para ello, evocó sus inicios en la vida política como concejal y como presidente de la Diputación de Pontevedra para concluir que "no es lo mismo un pequeño municipio que una ciudad".

ALCALDE DE SARREAUS

Por su parte, el alcalde de Sarreaus, Gumersindo Lamas, agradeció la visita de Rajoy en la localidad, y enfatizó que es la primera vez que un presidente nacional del partido la visita. El regidor elogió la figura del presidente del PP, a quien definió como un hombre "llano, humilde y de talante, que cree en Galicia y en España".

También animó a los asistentes a apoyar la candidatura de Alberto Núñez Feijóo en las próximas elecciones autonómicas y, entre otras virtudes, citó su "juventud, trabajo y experiencia". Después de lamentar la falta de inversiones en el municipio por parte de la Xunta, apuntó a la "cercanía" de la Diputación de Ourense como administración "alternativa".

"Siempre que tenemos un problema, acudimos a Baltar", dijo en alusión al presidente de la institución provincial, José Luis Baltar y, tras alabar la gestión del barón popular, concluyó que el PSOE "aún tiene que tomar muchas tazas de caldo" para lograr gobernar en la Diputación.