6 de junio de 2020
 
Publicado 19/05/2020 13:24:09 +02:00CET

García Castaño acusa al juez del 'caso Villarejo' de cerrar "en falso" dos piezas de Tándem y recurre su procesamiento

El exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional Enrique García Castaño, antes de una de sus declaraciones en la Audiencia Nacional
El exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional Enrique García Castaño, antes de una de sus declaraciones en la Audiencia Nacional - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

Cree que faltan diligencias por practicar que acreditarían que él no era la fuente de información del comisario en la Policía

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional Enrique García Castaño ha recurrido ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón los autos en los que propone juzgarle en las piezas 2 y 3 de la macrocausa Tándem, ya que le acusa de cerrarlas "en falso" sin practicar una serie de diligencias que considera fundamentales y que acreditarían que él no era fuente del comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo.

Se trata de las piezas llamadas 'Iron' y 'Land' por los nombres con los que Villarejo denominó a los proyectos de espionaje que realizó para terceros a través de su grupo empresarial Cenyt, valiéndose para ello de su privilegiada posición en la Policía Nacional y recurriendo a otros funcionarios policiales para obtener datos de forma ilícita, en ocasiones a cambio de dádivas.

En el caso de 'Iron', el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 propone juzgar a 14 personas, incluidas Villarejo y García Castaño, por el encargo de un despacho de abogados de espiar a un bufete de la competencia. En 'Land', el magistrado se dirige contra estos dos expolicías y otros cinco investigados por los trabajos de espionaje en el marco de la disputa por la herencia del fundador de la urbanización de lujo 'La Finca'.

LOS AUTOS DEL JUEZ, UN "CALCO" DE FISCALÍA

En ambos recursos, a los que ha tenido acceso Europa Press, el exjefe de la UCAO denuncia que en su auto de transformación de la causa en procedimiento abreviado, García Castellón ha reproducido, "acríticamente y en términos literales, toda la argumentación del Ministerio Público, hecho que califica de "proceso 'sui generis', en el que una de las partes, la acusación pública, domina y secuestra el ejercicio de imparcialidad que se presume del órgano de instrucción".

"Reproducir íntegramente las pretensiones de una acusación elimina el rol de control, garantía, independencia e imparcialidad del órgano de instrucción, quedando el proceso sometido a las consideraciones fácticas y jurídicas de la acusación pública", afirma, para añadir que un "calco" así de la solicitud del fiscal "debería invalidar la resolución judicial".

Ya en concreto en la pieza 2, la defensa de García Castaño considera que, a diferencia de lo que opinan el juez y los fiscales, "no se ha concluido la instrucción", pues "existen pendientes de decisión y admisión múltiples diligencias" que ha solicitado y no se han practicado. Además, critica que el instructor haya dado carpetazo a la investigación de esta pieza en medio del estado de alarma, "en el que todos los operadores jurídicos están en sus domicilios confinados, la actividad judicial paralizada y, en definitiva, inmersos en un contexto que exigiría actuar con mayor prudencia".

"TRAMA RIAÑO-BONILLA-REDONDO"

En cuanto a las diligencias que considera pendientes, García Castaño quiere que el juzgado requiera correos electrónicos entre los expolicías Antonio Bonilla y Constancio Riaño, también procesados en esta pieza 2, para poder demostrar que eran "amigos" y que ambos formaban una "cadena de transmisión" de información que llegaba hasta Rafael Redondo, socio de Villarejo en el Grupo Cenyt.

El exjefe de la UCAO cree que a la causa se han incorporado muy pocos correos que no dan muestra de la relación entre ambos policías y no permiten concluir que recibieran instrucciones suyas o si, por el contrario, estaban "llevando a cabo ese traslado de información bilateralmente".

Para justificar esta petición, García Castaño pone como ejemplo que Riaño contó en su declaración ante el juez cómo consiguió información al ahora fallecido policía Antonio González Pacheco, alias 'Billy el Niño', para "ayudarle" porque "le estaban aterrorizando, le estaban amargando la vida".

En cuanto a las gestiones que sostiene el instructor que realizó García Castaño como jefe de la UCAO para Villarejo, el comisario lo niega e insiste en solicitar "información sobre los números de fax que podrían haber sido utilizados por Villarejo, Redondo o cualesquiera otro de los investigados en la presente causa", así como de los números que remitieron faxes al "único" que había en la Comisaría General de Información, "fundamental" para "acreditar si García Castaño recibió o no en su fax de la UCAO" la petición de Cenyt para realizar ciertas gestiones.

De igual modo, la defensa de García Castaño acusa al magistrado de cerrar "en falso" la instrucción de la pieza número 3, 'Land', pues no se han realizado diligencias solicitadas por él mismo y otras partes personadas, como solicitar a compañías telefónicas un informe para "comprobar si el listado con el tráfico de llamadas podría haber sido facilitado al entorno de Cenyt y Villarejo no a través de un contacto policial, sino a través de alguien empleado" de esas empresas.

"A la vista de lo declarado por nuestro patrocinado, que se corresponde con lo afirmado meses más tarde por Villarejo, es evidente que existen serias dudas para concluir que los listados de tráfico de llamadas aparecidos en la causa procedan de un funcionario policial. Más bien habría que considerar la duda razonable de que Villarejo accediese a esta información a través de otra fuente, en concreto, de personas empleadas en las compañías telefónicas que tuvieran contacto con él", remarca.

La defensa del exjefe de la UCAO también llama la atención sobre el hecho de que en esta pieza no se ha tomado declaración, "ni siquiera como testigos", de los policías Riaño y Bonilla sobre la "facilitación de datos policiales" a Rafael Redondo. La "cadena de transmisión" que, en su opinión, formarían estos tres investigados --y que denomina "trama Riaño-Bonilla-Redondo"-- "invitaría a pensar que la fuente de información dentro de la policía no tiene por qué ser García Castaño, sino que bien pueden ser otras personas sobre las que se han apuntado fundados indicios de acceso a la información de las personas víctimas en esta causa".

CARPETA 'BIG'

El exjefe de la UCAO reprocha en su escrito que la Fiscalía Anticorrupción afirme, "de forma absolutamente gratuita y sin ninguna base indiciaria", que la carpeta de documentos encontrados en el domicilio de Redondo y titulados 'BIG' "identifica al nombre en clave de Enrique García Castaño" sólo por el sobrenombre con el que era conocido en la Policía, "el Gordo". Además, recuerda que ni Villarejo ni su socio le identificaron con dicha carpeta en sus declaraciones judiciales.

"El Ministerio Público ha tratado que algún otro investigado expresamente identificara a García Castaño como el 'BIG' de esos documentos. Pero no ha conseguido que esta afirmación fuese corroborada por ninguno de los dos principales investigados", subraya, para recordar después que Villarejo llegó a decir en sede judicial que ese sobrenombre era el "apelativo de varios colaboradores".

En el caso de esta pieza 3, García Castaño entiende que si el instructor considera que debe optar por finalizada la instrucción con las pruebas practicadas, se tendría que acordar el sobreseimiento de la investigación en lo que a él concierne, ya que alega que "no existe ni una sola evidencia de cargo que justifique" su procesamiento en la misma.

Contador