Actualizado 27/02/2012 17:35 CET

Llamazares tampoco acata ni respeta la absolución porque es tan "vergonzosa" como la condena

Gaspar Llamazares, Diputado De Izquierda Unida (IU)
EUROPA PRESS

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ex coordinador general de Izquierda Unida (IU) y diputado de esta formación por Asturias, Gaspar Llamazares, tampoco "acata ni respeta" la absolución de Baltasar Garzón en la causa del franquismo pues la considera "tan vergonzosa" como su condena por las escuchas ilegales en la trama 'Gürtel' ya que, según argumenta, el objetivo de inhabilitar al que fuera juez de la Audiencia Nacional ya está cumplido.

Así lo pone de manifiesto en los diversos comentarios que Llamazares ha publicado en su 'Twitter' tras conocerse que el Tribunal Supremo le ha absuelto del delito de prevaricación del que se le acusaba por investigar los crímenes y desapariciones del franquismo.

EL SUPREMO, DE LADO FRENTE A LAS CRÍTICAS

En el primero de ellos, el diputado de la federación de izquierdas vuelve a dejar constancia que ni acata ni respeta la decisión del Alto Tribunal pese a que es favorable a Garzón porque, en su opinión, el Supremo ya ha conseguido su objetivo: inhabilitarle.

Tras criticar que el Supremo se haya puesto "de lado" frente a la crítica internacional, Llamazares lamenta que los tres juicios a Garzón (entre ellos también el archivo de los cobros de los cursos impartidos en la Universidad de Nueva York) se resuman en una condena e inhabilitación "prejuzgadas".

"Objetivo cumplido que no acato ni respeto", insiste el diputado por Asturias, quien considera "tan vergonzosa" la absolución como la condena, "cuando tanto una como otra forman parte del abuso de la ley contra la justicia".

JUICIO DE HONOR "CORPORATIVO"

El representante de IU en la Cámara Baja explica que el acatamiento pertenece a una concepción "anacrónica" de la justicia y apunta en este sentido que "ni ética ni políticamente" respeta un juicio de honor "corporativo".

En términos generales, Llamazares aprovecha también para dejar claro que tampoco acata una ley electoral "fraudulenta" que supone "negar el principio democrático de una persona un voto" ni "el golpe de mercado" a la Constitución española realizado, a su juicio, "con urgencia y en agosto al servicio del BCE, el FMI y Merkozy".