Actualizado 13/03/2009 21:11 CET

Gibraltar.- Gibraltar responde a PP y PSOE que la reanudación de las negociaciones sobre la soberanía es "poco realista"

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Gibraltar respondió hoy a PP y PSOE que su intención de presionar a los Gobiernos de España y Reino Unido para reanudar las negociaciones sobre la soberanía del Peñón es "poco realista".

El Ejecutivo de Peter Caruana reaccionó así a la proposición no de ley pactada el miércoles por socialistas y 'populares' en el Congreso, que fue aprobada por unanimidad y que insta al Gobierno español a "reanude e impulse" las negociaciones con Londres sobre la soberanía.

Para el Gobierno gibraltareño, es "políticamente inviable" el establecimiento de un "proceso paralelo" al Foro de Diálogo sobre Gibraltar (en el que participa el Gobierno del Peñón con delegación propia y capacidad de veto) o la celebración de "discusiones bilaterales" entre Madrid y Londres en torno a Gibraltar.

En un comunicado, subraya que el Reino Unido está "comprometido" a no participar en conversaciones o negociaciones con España sobre la soberanía del Peñón, lo que incluye al denominado Proceso de Bruselas, "a menos que Gibraltar dé su consentimiento".

Al margen de este compromiso por parte del Gobierno británico, un portavoz del Gobierno gibraltareño advirtió de que las negociaciones bilaterales entre Madrid y Londres "no proporcionan una forma viable y constructiva de avanzar para nadie".

Las conversaciones bilaterales entre España y Reino Unido respecto a la soberanía de Gibraltar se enmarcan desde 1984 en el denominado Proceso de Bruselas, cuya última reunión se celebró en Londres en febrero de 2002 entre los entonces ministros de Exteriores Josep Piqué y Jack Straw.

Con la llegada de los socialistas al Gobierno en España en 2004, se creó un nuevo instrumento separado del Proceso de Bruselas, el Foro de Diálogo sobre Gibraltar, en el que participan los Ejecutivos británico, español y gibraltareño, cada uno con una delegación propia. Su objetivo es favorecer la cooperación entre el Peñón y el Campo de Gibraltar y no entra en la cuestión de la soberanía.

Desde entonces, ni Londres ni Madrid han reconocido públicamente haber hablado de nuevo sobre soberanía.