Publicado 26/06/2020 15:28:33 +02:00CET

El Gobierno teme que el apoyo del PP al decreto de nueva normalidad se deba sólo al 12-J

La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, a su llegada a la rueda de prensa tras la celebración de un Consejo de Ministros extraordinario, en Moncloa, Madrid (España), a 26 de junio de 2020.
La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, a su llegada a la rueda de prensa tras la celebración de un Consejo de Ministros extraordinario, en Moncloa, Madrid (España), a 26 de junio de 2020. - EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Europa Press

Insta al PP a rectificar su posición en Europa contraria, en opinión del Ejecutivo, a los interereses de España

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno espera que el apoyo obtenido del PP al decreto de la nueva normalidad votado el jueves en el Congreso de los Diputados marque el "inicio de una nueva actitud" del principal partido de la oposición, con quien el Ejecutivo quiere llegar a acuerdos, y no responda sólo a un "puro interés electoral" por la inminencia de los comicios vascos y gallegos el 12 de julio.

Así lo ha expresado la ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario para aprobar el acuerdo alcanzando entre patronal y sindicatos para extender los ERTEs hasta el 30 de septiembre.

Montero ha celebrado el amplio respaldo que el Gobierno recabó en la convalidación del decreto de la nueva normalidad en el Parlamento porque los ciudadanos "necesitan menos ruido" procedente de las formaciones políticas y más acuerdos.

Ahora bien, ha precisado que el apoyo del principal partido de la oposición a una norma que no persigue otra cosa que "proteger la salud" de los españoles era algo de "sentido común", máxime cuando se trataba de un decreto negociado previamente con las Comunidades Autónomas, también las que gobierna el PP.

El Gobierno celebra el apoyo del PP porque la formación de Pablo Casado venía de rechazar las últimas prórrogas del estado de alarma, lo que convierte en excepcional su respaldo al decreto de nueva normalidad, cuando no debería de haber extrañado a nadie su apoyo en circunstancias normales.

Para comprobar si esta posición del PP responde a un verdadero cambio de actitud o se debe sólo a la cercanía de las elecciones vascas y gallegas del 12-J, donde al partido de Casado le interesa mostrar su perfil más moderado, será crucial, ha advertido Montero, comprobar si la colaboración del PP con el Gobierno continúa "en los próximos meses".

"Ahora lo importante no son sólo hechos puntuales, sino que tengan continuidad, que no se conviertan en un paréntesis electoral", ha expresado la portavoz. Ésa será la prueba que verificará la "honestidad y sinceridad" del cambio de postura en el PP, si es que responde a una "reflexión" profunda en el partido al tomar conciencia de que los ciudadanos quieren al PP en el acuerdo y no "en el frente del no" con Vox, opina Montero.

El paso siguiente que debería dar el PP para demostrar su voluntad sincera de colaboración pasa por rectificar la actitud que mantiene en Europa, ha señalado Montero. El Gobierno acusa al PP de ir en contra de los intereses de España al "hablar mal" del Ejecutivo de coalición o defender la condicionalidad del fondo de recuperación que se negocia y que inyectará miles de millones de euros, en forma de transferencias y préstamos, en los países para ayudarles a hacer frente a la crisis económica que deja la pandemia.

Ha tildado de "antidemocrático" que el PP aspire a preservar las reformas que desplegó el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy valiéndose de la condicionalidad que puedan introducir los socios de la UE en el fondo de recuperación. Y ha instado expresamente a los eurodiputados del PP a que defiendan que este fondo esté constituido por más transferencias que préstamos a devolver.

VOLUNTAD REAL FRENTE A GESTOS

La portavoz ha restado importancia al gesto de que sea el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el que descuelgue el teléfono para llamar al líder del PP. "Jamás esto ha sido un problema", ha indicado, incidiendo en que la reconstrucción del país es "algo tan gordo" que "no se trata de descolgar el teléfono" sino de que exista una voluntad verdadera de colaboración por ambas partes.

Ha reivindicado que "desde el primer día desde la investidura" el Gobierno tendió la mano al conjunto de formaciones políticas para "caminar juntos en una construcción del país que requiere del concurso de todos".

Pero poder llegar a ese consenso "no depende de descolgar un teléfono", sino de que los partidos en la oposición hagan una "reflexión profunda" con respecto al papel que quieren desempeñar en los próximos años, ha indicado Montero. Una reflexión que, en el caso de Ciudadanos, se ha hecho ya, según interpretan fuentes del Gobierno.

En el caso del PP, se trata de un análisis que tienen pendiente hacer después de constatar que "fracasó en el vaticinio si albergó la posibilidad de que el Gobierno no se sostuviera", ha afirmado Montero, que ha aseverado que la coalición está "fuerte" para aguantar los cuatro años de legislatura, en los que el país precisa de las aportaciones de "una derecha moderada" con la que el Gobierno quiere pactar.

Contador

Para leer más