El Gobierno ve a Torra en una posición menos dura que propiciaría un nuevo encuentro con Sánchez

Publicado 08/11/2018 15:23:54CET

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Pedro Sánchez ve al president de la Generalitat catalana, Quim Torra, en una posición menos dura que hace un mes, cuando amagó con la retirada del apoyo de los independentistas a Sánchez en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado si en un mes no presentaba una propuesta que permitiese la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

Vencido el plazo de ese ultimátum, la portavoz del Ejecutivo y ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha admitido que, hoy por hoy, la relación entre el Ejecutivo de Sánchez y el Govern de Torra está "en otro momento". "Y en diciembre quizás estemos en otro", refiriéndose a la determinación de Sánchez de celebrar ese mes un Consejo de Ministros en Barcelona que podría propiciar una segunda entrevista bilateral entre los dos presidentes, tras la que celebraron en Moncloa en julio pasado.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha explicado que, cuando hace un mes el Gobierno señalaba que "no se daban las condiciones" para un encuentro entre Sánchez y Torra, la relación entre ambas instituciones pasaba por un "momento delicado", con Torra amagando con la ruptura tras el primer aniversario del referéndum del 1 de octubre.

"A veces cuando las posiciones se endurecen mucho no es el momento ideal para abrir una interlocución", ha razonado Celaá, reconociendo implícitamente que, si este miércoles el propio Sánchez expresaba su disposición a encontrarse con Torra en Barcelona, quiere decir que el Gobierno ve una evolución en la posición del Govern, menos dura que semanas atrás.

Y esta evolución que percibe el Ejecutivo se da cuando los independentistas han dicho públicamente que no les vale para apoyar los Presupuestos de Sánchez la decisión de la Abogacía del Estado de no acusar de rebelión a los líderes del 'procés', a quienes sí acusa de sedición y malversación.

El Gobierno aún no tira la toalla y sigue defendiendo que es posible un cambio de opinión de los independentistas, si bien esta semana ya ha abierto la puerta a aprobar por la vía del decreto ley algunas de las medidas sociales más urgentes que contemplan los Presupuestos (subida del Salario Mínino Interprofesional o ayudas a la dependencia, por ejemplo) en caso de que constate que es imposible sacar todo el paquete de las cuentas públicas adelante.

La portavoz Celaá ha justificado la celebración de esa reunión entre los dos presidentes porque Torra es el presidente "legítimo" de Cataluña y porque es "muy importante" que exista esa interlocución entre las dos administraciones. Lo cierto es que pese al ultimátum de Torra, ha seguido habiendo encuentros entre representantes del Gobierno y de la Generalitat en el marco de las comisiones bilaterales de diálogo previstas en el Estatut y restablecidas tras la llegada de Sánchez en Moncloa.

Contador