Publicado 12/05/2020 20:06:04 +02:00CET

González Laya: "La lucha contra el Covid no puede ser una excusa para recortar derechos"

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, en rueda de prensa telemática en el Palacio de la Moncloa para informar del Consejo Europeo del 23 de abril de 2020
La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, en rueda de prensa telemática en el Palacio de la Moncloa para informar del Consejo Europeo del 23 de abril de 2020 - POOL MONCLOA/ BORJA PUIG DE LA BELLACASA

España busca impulsar con Latinoamérica un apoyo del G20 a países de renta media, ya que el endeudamiento será mayor de lo previsto

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha subrayado este martes que "la lucha contra el Covid no puede ser una excusa para recortar derechos y libertades, abusar de los ciudadanos y de los derechos democráticos".

En un coloquio telemático organizado por la Fundación Euroamérica junto a Casa de América y el IE School of Global & Public Affairs, González Laya ha dejado claro que no comparte la tesis de que los países autoritarios hayan gestionado mejor la pandemia, porque "se pueden contraponer ejemplos de países perfectamente democráticos que han conseguido controlarla con resultados increíbles".

En esa línea, ha señalado que las limitaciones de derechos que se impongan para combatir la expansión de la enfermedad deben enmarcarse en los límites que marca la ley y respetando los procedimientos.

A juicio de la ministra española, la pandemia del Covid-19, más que crear "un cataclismo", lo que ha hecho es agravar "una situación que ya no era muy buena" en términos de fractura digital y de desigualdad, junto a una fractura democrática, de cuestionamiento de los valores, y una fractura geopolítica: "tiraban de nosotros desde distintos extremos del mundo" --en alusión a Estados Unidos y China--.

Con el Covid, ha añadido, "todos los indicadores empiezan a estar en rojo". Así, ha opinado que después de la pandemia se vivirá "un periodo bastante largo en un mundo de mayor conflicto geopolítico", donde los países tendrán que posicionarse más claramente.

Por eso, cree que serán necesarias más alianzas entre los países que no quieran vivir en un mundo que "obligue constantemente a elegir entre ir para un lado o para el otro", y en ese ámbito ha apostado por una alianza más sólida de la comunidad iberoamericana.

MÁS CAÍDA DE LA PRODUCCIÓN Y EL EMPLEO

De hecho, ha afirmado que España y América Latina están trabajando juntos para intentar impulsar en el G20 un proyecto común de acceso a financiación y liquidez para países de renta media. Todo ello teniendo en cuenta que el endeudamiento de los países "va a durar un poco más" de lo inicialmente previsto y la caída del empleo y la producción serán mayores.

Por su parte, el presidente de la Fundación Euroamérica, el exministro español Ramón Jáuregui, ha señalado que está trabajando con la Corporación Andina de Fomento y con la Fundación Iberoamericana Empresarial (FIE) para preparar un documento destinado a que la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y la UE trabajen con el G20 y el FMI para lograr una "red de seguridad" para estos países de renta media.

González Laya, que ha señalado que para España la política iberoamericana es más una "extensión de la política interior" que una política exterior, ha explicado además que España está compartiendo con los países de la región su gestión de la pandemia, puesto que su evolución va por delante en el tiempo. Además, está trabajando en la UE para lograr una respuesta de cooperación, en particular para los países de acogida de refugiados y migrantes venezolanos.

De su lado, la exministra argentina Susana Malcorra ha opinado que la reacción de los organismos multilaterales a la pandemia ha sido insuficiente. Eso es así, ha dicho, empezando por el Consejo de Seguridad de la ONU que, por diferencias entre Estados Unidos y China, ha sido incapaz de declarar que la pandemia es un riesgo para la paz y la seguridad internacional, como sí hizo con la epidemia de ébola en 2014.

Para leer más