Interior no enviará policías para la Diada tras dos años de dispositivos reforzados por el desafío independentista

Publicado 10/09/2019 13:21:18CET
Manifestación por la Diada 2018 en Barcelona
Manifestación por la Diada 2018 en BarcelonaLOLA BOU/ EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio del Interior no tiene previsto movilizar a agentes de unidades de seguridad ciudadana, los conocidos como 'antidisturbios', para reforzar como en los dos últimos años las plantillas de Cataluña de la Policía Nacional y la Guardia Civil coincidiendo con la celebración de la Diada del 11 de septiembre y el 1-O, según han informado a Europa Press fuentes policiales.

La decisión contrasta con la de los dos últimos años, donde se llegaron a movilizar a agentes de fuera de Cataluña, principalmente en 2017. La Diada de hace dos años coincidió con el inicio del operativo especial por la celebración del referéndum del 1 de octubre y la posterior declaración unilateral de independencia.

Entonces fue el Gobierno del PP, con Juan Ignacio Zoido en el Ministerio del Interior, quien ordenó que unos 6.000 policías y guardias civiles se desplazaran a Cataluña, pernoctando muchos de ellos en barcos atracados en puertos, en un contexto de máxima tensión que derivó días después en la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Hace un año, en el primer aniversario de la votación ilegal, el Ministerio encabezado por Fernando Grande-Marlaska ordenó que se trasladaran unos 500 agentes de una decena de grupos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) para la custodia de edificios oficiales y en previsión de posibles altercados de seguridad ciudadana.

Para esta Diada, según las citadas fuentes, cualquier eventualidad se atenderá con los 6.000 efectivos que forman parte de las plantillas de la Policía y la Guardia Civil en Cataluña. A estos se suma un par de grupos de retén de la Unidad Central de Intervención (UCI) de la Policía, desplegados de forma continua para, entre otros cometidos, hacerse cargo del paso fronterizo de La Junquera (Gerona).

A diferencia de este año, en 2018 Interior aprobó un refuerzo de la plantilla en Cataluña de la Policía y de la Guardia Civil -- en este último caso con el Grupo de Reserva y Seguridad (GRS)-- tras recibir sendas peticiones por parte de los mandos operativos de los dos cuerpos. Por este motivo, poco antes del 11 de septiembre se publicó la orden en la que se suspendía el traslado de agentes destinados en esta comunidad autónoma ante la necesidad de "garantizar la seguridad ciudadana".

DISPOSITIVO DE MOSSOS

Como en anteriores casos, el Ministerio del Interior ha evitado dar detalles al ser preguntado sobre el dispositivo que arranca con la Diada e incluye el aniversario del 1-O. Este año, además, se prevé que en octubre se conozca la sentencia del Tribunal Supremo tras el juicio a los líderes del 'procés', algunos de ellos en prisión preventiva.

Fuentes del Departamento explican a Europa Press que se trata de decisiones operativas "ordinarias", ya que Cataluña requiere cada mes de septiembre de un despliegue policial, liderado por los Mossos d'Esquadra, ante la concentración de eventos con gran afluencia de público.

Este año, no obstante, existen dudas sobre si la afluencia de público será similar o menor que en ediciones anteriores, lo que ha redoblado los llamamientos a la movilización por parte de diferentes partidos y organizaciones independentistas.

Hace un año la Diada estuvo precedida de una reunión de la Junta de Seguridad en la que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, abordaron diferentes cuestiones relacionadas con la seguridad, entre ellas la colocación de lazos amarillos en espacios públicos y las identificaciones por parte de los Mossos d'Esquadra de algunos ciudadanos que se organizaban para quitar esta simbología independentista.

En la previa de la Diada de 2018, grupos vinculados con los Comités de Defensa de la República (CDR) habían amenazado con aprovechar la manifestación independentista para cortar carreteras y bloquear la circulación de Barcelona.

En la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, en el centro de Barcelona, miembros de Arran --la rama juvenil de la CUP-- lanzaron hace un año botes de humo de colores y pintura y desplegaron una pancarta en un edifico contiguo con la que exigían a las "fuerzas de ocupación" que se marcharan de Cataluña. También pidieron la libertad de los líderes independentistas encarcelados.

Contador