29 de marzo de 2020
 
Publicado 26/02/2020 17:42:51CET

La Intervención del Estado avisa de los problemas económicos de Casa Asia, con riesgo para su actividad

Sus ingresos de 2018 sufrieron una caída de las aportaciones de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, según el consorcio

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Consorcio Casa Asia sufre una situación de "desequilibrio financiero", de manera que, si no se realizan nuevas aportaciones a su patrimonio, esta situación podría suponer una "incapacidad" para continuar con sus operaciones, según señala la Intervención General de la Administración del Estado en su auditoría de las cuentas de 2018.

Casa Asia, un consorcio en el que participan el Ministerio de Asuntos Exteriores, la AECID, la Generalitat catalana y los ayuntamientos de Barcelona y Madrid, cerró 2018 con pérdidas de 1,56 millones de euros y un patrimonio neto negativo de 2,34 millones de euros, según las cuentas que publica este miércoles el Boletín Oficial del Estado (BOE).

En las propias cuentas se explica que en 2018 la evolución de los ingresos se vio marcada por una "disminución" en las aportaciones de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona respecto a ejercicios anteriores.

Ese año, Exteriores --a través de la AECID-- aportó 1,02 millones de euros, la Generalitat 180.000 euros, el Ayuntamiento de Barcelona 460.000 y el de Madrid, que forma parte del consorcio porque alberga una sede, un total de 100.000.

También recibió varias subvenciones ---entre ellas 20.000 euros del Ayuntamiento de Valencia-- y aportaciones de empresas que están en su patronato --62.000 euros de CaixaBank, 8.000 de Técnicas Reunidas y 34.000 de la Fundación ACS--.

El Consorcio también destaca su "gran esfuerzo" en la contención de los gastos, especialmente en los salarios, un esfuerzo que comenzó ya en 2011 y 2012. El resultado es que Casa Asia ha pasado de una plantilla de 54 personas en 2011 a 26 en 2018.

El consorcio sostiene que, si se mantienen los ingresos y las aportaciones, las medidas que ha tomado permitirán "en el futuro compensar el déficit acumulado y lograr el reequilibrio patrimonial", es decir, sin necesidad de nuevas aportaciones.

JUICIOS POR IMPAGO DE ALQUILERES

Los problemas de Casa Asia vienen de lejos y, de hecho, los auditores señalan que la situación patrimonial se ha visto "agravada sustancialmente" por tener que provisionar el posible pago de una indemnización a Alting S.A. por incumplir el contrato de alquiler de su primera sede.

Los auditores ven "previsible" que ese pago tenga que materializarse. La Audiencia de Barcelona cifró la cantidad en 1,4 millones de euros, pero la empresa, que reclama el doble, ha recurrido ante el Tribunal Supremo.

El contencioso se remonta a 2012, cuando Casa Asia tuvo que dejar sus primeras oficinas, en la Avenida Diagonal, por sus "elevados costes" y la empresa fue a juicio. Casa Asia también tuvo problemas con su siguiente arrendador, el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau.

En 2016, el Consorcio no pudo pagar lo establecido en el convenio porque la Generalitat no había hecho su aportación anual de 340.000 euros, según el relato que se hace en las cuentas publicadas. La aportación llegó finalmente, fraccionada, en 2017 pero no cubría todos los impagos y, entre tanto, la Fundación del hospital también fue a los tribunales, consiguiendo que se embargasen al Consorcio 113.000 euros.

Casa Asia tuvo que dejar el recinto modernista en 2018 y mudarse a un edificio de oficinas en virtud de un acuerdo de concesión con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). En marzo de 2019, Casa Asia llegó a un acuerdo con la fundación para pagar su deuda a lo largo de 12 años, mediante 144 cuotas mensuales.

El informe de auditoría tiene fecha de diciembre de 2019 porque, aunque las cuentas se firmaron inicialmente el 29 de marzo de ese año, no se pudieron a disposición de la Intervención Territorial de Barcelona hasta el 31 de julio.

Aunque no afecta a su opinión sobre las cuentas anuales --que los auditores dan por buenas-- el informe también avisa de un "incumplimiento legal" por parte de Casa Asia por falta de adaptación a las exigencias de la Ley de contratos del Sector Público.

Lo más leído

  1. 1

    Muere la madre de Antonio Montero

  2. 2

    Adara, destrozada tras su ruptura con Gianmarco: "Me siento como si me hubieran pegado una paliza"

  3. 3

    Los trabajadores de actividades no esenciales no podrán ir a trabajar en dos semanas pero no perderán el salario

  4. 4

    Irene Montero vuelve a dar positivo en la prueba del Covid-19 tras haber pasado la cuarentena

  5. 5

    Fallece el jefe del GAR, unidad de élite de la Guardia Civil, víctima del Covid-19