Jordi Pujol ve "fácil" que Junqueras sea presidente por la debilidad del PDeCAT

Actualizado 03/02/2017 12:34:55 CET
EUROPA PRESS

Le recomendó a Artur Mas que le echaran del partido: "si yo me llevo mucha mierda, en el partido tiene que quedar poca"

BARCELONA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol considera que ERC se aprovecha de la debilidad del PDeCAT y "es fácil que el presidente de Cataluña sea Junqueras", según una conversación privada pero grabada en un encuentro con un grupo de jóvenes en un restaurante de Barcelona, y cuyo sonido publica este viernes 'La Vanguardia'.

"Vamos a ver. Si las cosas se desmejoran un poco por parte del PDeCat y todo esto, es fácil que el presidente de Cataluña sea Junqueras. Con una alianza no sé con quién. Él sólo, tampoco; supongo que con una alianza con el PDeCat ¡Supongo! Si lo quieren, claro", argumenta Pujol.

El expresidente considera que el partido se encuentra en un momento de debilidad, que CDC no debió cambiarse el nombre, le gustaría que el expresidente Artur Mas fuera candidato aunque admite que su liderazgo ha quedado tocado y puede ser inhabilitado, tras lo que "quedaría kaput definitivamente".

Pujol cree que si el partido ha hecho algo mal debe decirlo y pagar una multa si hace falta, pero nunca cambiarse el nombre: "Mira, Volkswagen vuelve a ser el primer productor mundial de coches y hace un año apareció por todas partes como una pandilla de caraduras", ejemplifica.

SU SALIDA DEL PARTIDO

Explica cómo acordó con Mas su salida del partido: "Lo que dije a Mas es: 'Mira, yo creo que debo hacer esto'. '¿Quieres decir (respondió Mas). 'Yo creo que sí. Y a mí, expulsarme del partido y me retiráis los honores o la pensión", detalla.

Como contrapartida, el partido debía quedar limpio: "Si yo me llevo mucha mierda, en el partido tiene que quedar poca", y pide que no renuncien a la obra hecha.

REACCIÓN DE JUNQUERAS

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha afirmado este viernes a la prensa, al preguntársele por la alusión de Pujol a él, que su papel es "irrelevante comparado con el esfuerzo colectivo para construir un país mejor".

Junqueras ha mostrado su respeto a cualquier opinión o conversación privada, sobre la que no ha querido opinar, pero ha afirmado que su papel es "nimio" en comparación con la magnitud del objetivo común de país, y que son los equipos los que hacen que las cosas salgan adelante.