Jueces y fiscales ven el aviso de Torra sobre excarcelar presos como una "estrategia política para subir la tensión"

Quim Torra y Puigdemont en una rueda de prensa en Bruselas
REUTERS
Publicado 05/09/2018 18:09:32CET

MADRID, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

Asociaciones de jueces y de fiscales no creen que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, cumpla su advertencia de "abrir las cárceles" para los políticos presos en la causa del 'procés' si son condenados. Más bien enmarcan estas palabras en una "estrategia política para elevar la tensión", sobre todo en vísperas de la Diada y del primer aniversario del referéndum independentista del 1-O.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz de Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD), Ignacio González Vega, considera que las declaraciones de Torra se producen en un "contexto político" muy concreto y no ha querido adelantar acontecimientos sobre lo que ocurrirá. Eso sí, ha remarcado que "hay que cumplir la ley y el Estado de Derecho".

Desde la Asociación de Jueces y Magistrados Francisco de Vitoria (AJFV) tampoco han querido aventurar qué consecuencias tendría para Torra un acto como el que ha sugerido en caso de que los políticos presos sean condenados por el Tribunal Supremo.

AMEDRENTAR A LOS PODERES DEL ESTADO

Su portavoz, Raimundo de Prado, opina que la intención del presidente catalán es "amedrentar" a los poderes del Estado, pero que el Poder Judicial "no se dejará", por lo que ve sus palabras como un "brindis al sol" que sólo pretende "crear crispación".

De Prado también ha aprovechado para recordar a Torra que "las leyes están cumplirse" y que un representante público que cobra del erario público debería ser "más cauto" en sus manifestaciones.

La presidenta de la Asociación de Fiscales, Concepción Talón, tiene una opinión parecida. A su juicio, Torra pretende "subir la tensión en las calles" y sus afirmaciones son un mero "teatro para sus seguidores".

Pero además, considera que el objetivo de Torra también es el público internacional para así "desprestigiar y sembrar dudas sobre el sistema judicial español" en el exterior. "Vienen fechas importantes y tiene que insuflar la tensión para que no decaiga", ha señalado.