Actualizado 16/01/2007 22:30 CET

La juez Gallego reabre el proceso contra los mandos policiales por el caso del ácido bórico

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Por segunda vez, la juez de la Audiencia Provincial de Madrid Gemma Gallego transformó hoy en procedimiento abreviado las diligencias abiertas en torno al caso del ácido bórico, en lo que supone el paso previo a la apertura de juicio oral contra los mandos de la Comisaría General de la Policía Científica. En su auto, la magistrada deniega la práctica de diligencias solicitada por la defensa de los acusados, incluidas aquellas concernientes a la composición del ácido bórico, al considerar que la misma "en nada afecta al delito de falsedad" del que se acusa a los mandos policiales.

El pasado 4 de diciembre, la juez Gallego decidió revocar el auto auto de imputación por delitos de falsedad, encubrimiento y falso testimonio contra el comisario general de la Policía Científica, Miguel Ángel Santano; el secretario general de esta Comisaría, Pedro Luis Mélida; el jefe de la Unidad de Análisis, José Andradas; y el jefe de la Sección de esta Unidad, Francisco Ramírez. La magistrada aceptó entonces el recurso interpuesto por la defensa de los mandos y reabrió la instrucción para que se pudieran practicar e incluir nuevas diligencias.

Concluido el plazo de instrucción, la magistrada transformó hoy las diligencias abiertas en procedimiento abreviado para poder iniciar el juicio contra los mandos policiales por el caso del ácido bórico. A partir de ese momento, se abre un plazo de 10 días para que la Fiscalía de Madrid y las acusaciones particulares formulen un escrito de acusación. La decisión se produce tan sólo unos días después de que la Audiencia Provincial de Madrid confirmase la anulación de la acusación de falsedad contra los tres peritos dictada por Garzón.

En su auto de transformación, Gallego rechaza las diligencias que reclamaban tanto el abogado José Antonio Choclán, que representa a los mandos policiales, como la Abogacía del Estado, porque entiende que "ninguna de ellas resulta imprescindible" para la investigación de la causa. Entre otras diligencias, se reclamaba la declaración como testigo del secretario general de la Comisaria de Información, José María Calle Leal, para aclarar que "en ningún caso" se solicitó un estudio sobre anteriores hallazgos de ácido bórico, sino que se pidió únicamente al análisis químico de esta sustancia.

LA COMPOSICIÓN DEL ÁCIDO BÓRICO

Gallego también rechaza la declaración como testigos del policía Mario Rica Matea; el agente Alfonso Vega García; y el inspector Javier Herrera Martínez. Además, el abogado solicitó los informes que la Audiencia Nacional poseía sobre el hallazgo de ácido bórico en el piso de Hassan El Haski, uno de los procesados por los atentados del 11-M, causa que lleva Garzón. Sin embargo, la juez considera que "las ratificaciones" de los informes periciales sobre el ácido bórico "no gozan de relevancia alguna y en nada afectan tales informes al delito de falsedad".

En el auto, Gallego reitera sus argumentos para acusar a los mandos policiales, señalando que tanto de su declaración como de la de los tres peritos se deduce que existen "diferentes indicios" de la participación de los últimos en "la manipulación material" del documento, siguiendo sus "indicaciones y con su conocimiento". Por ello, estima que su conducta pudiera ser constitutiva de un delito de falsedad documental y falso testimonio. En el caso de Santano, la magistrada entiende que también podría haber incurrido en un delito de encubrimiento.

La defensa de los mandos policiales anunció pocas horas después la interposición de un recurso de apelación, al considerar que Gallego "no ha tenido en cuenta" el auto de la Audiencia Provincial que confirmó la anulación de imputación de los tres peritos. De ellos se deduce, a su juicio, que "la eliminación de las observaciones no puede constituir ni delito de falsedad ni de falso testimonio", puesto que éstas "no formaban parte de la prueba pericial". Insistió en que dichas indicaciones "no eran objeto de la pericial y eran irrelevantes" en el documento.