Lamela remite al Supremo la causa contra el Govern de Puigdemont y los presidentes de ANC y Ómnium

Actualizado 27/11/2017 14:44:46 CET

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha remitido ya al magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena la causa por sedición contra el Govern de Carles Puigdemont y contra los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente.

Según han informado fuentes jurídicas, la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 ha ordenado escanear todo el sumario y este mediodía ya se ha enviado al Supremo, después de que Llarena ordenase el pasado viernes acumular las causas que se están instruyendo sobre el denominado 'procés' que concluyó con la declaración unilateral de independencia de Cataluña hace hoy un mes.

Ahora queda, por tanto, en manos de Llarena decidir si llama a declarar a los exconsejeros encarcelados y modificar o no esta medida cautelar, en la que se encuentran el exvicepresidente Oriol Junqueras y otros siete exmiembros del Govern. La defensa de Junqueras y de tres exconsejeros ya adelantó el viernes pasado que solicitará al juez su puesta en libertad.

LAMELA SE QUEDA CON LA CAUSA CONTRA TRAPERO

La magistrada de la Audiencia Nacional sólo se quedará con la causa que se sigue contra el exmayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero, su intendente Teresa Laplana y las posibles que se puedan abrir contra cargos inferiores al de consejero.

El juez Llarena justificó la acumulación de las causas destacando que la competencia de investigar a personas no aforadas "solamente es procedente cuando se aprecie conexión material inescindible" con los hechos investigados a las personas aforadas y que esto puede apreciarse en algunos casos "desde un primer momento".

El magistrado del Supremo también subrayó que la unificación del procedimiento tiene una "finalidad funcional" para facilitar la tramitación y "resolver los problemas derivados de la inescindibilidad del enjuiciamiento.

La propia Lamela se había mostrado de acuerdo con esta postura en el informe que Llarena le requirió antes de decidir sobre la acumulación de causas. Fue la Fiscalía la que manifestó en otro escrito su opinión en contra, argumentando que lo veía "prematuro" y que si la situación de algunos querellados cambiaba después de las elecciones del 21 de diciembre, de no aforados a aforados, sería el momento de enviar su causa al Supremo.