Actualizado 24/03/2007 13:13 CET

Llamazares presenta a IU como la formación "más en alza del Estado", capaz de garantizar la estabilidad frente al PP

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, afirmó hoy que su coalición es en estos momentos la formación política "más en alza desde el punto de vista político y electoral del Estado" de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas, capaz de garantizar la estabilidad frente al "estancamiento del PP y el PSOE en el enfrentamiento de la crispación".

"IU avanza a nivel del Estado en perspectiva electoral, porque es la fuerza más firme frente a la desestabilización de la derecha y la más coherente desde las demandas de la izquierda, y nos presentamos a las próximas elecciones en condiciones favorables", subrayó.

Durante su intervención de apertura en el Consejo Político Federal de IU, reiteró en varias ocasiones que la organización "está en alza" y aseguró que cuenta con "potencialidades" de contestación y movilización de izquierdas en la sociedad, tal y como se pudo ver, en su opinión, en las manifestaciones contra la guerra de Irak.

Asimismo, aseguró que se presentan como una formación que los ciudadanos consideran la "novedad" en estas elecciones, porque es una "novedad" la acción política de IU, que tiene una "importante experiencia de Gobierno que acreditar y un magnífico balance".

En esta línea, apuntó que frente a la "dinámica de la confrontación y la desestabilización", IU se presenta como la representante de la izquierda que "garantiza la estabilidad frente a los ultraconservadores de PP", al tiempo que indicó que la mejor forma de "derrotar" la amenaza de la derecha "no es plegarse a sus presiones, sino cambiar en un sentido de izquierdas".

"Las próximas elecciones no son unas primarias, pero si IU sale reforzada, será más fácil derrotar a la derecha y hacer girar a la política española desde el centro hacia la izquierda", recalcó Llamazares.

Para el líder de IU, el "calvario" al que ha "sometido" la derecha a esta legislatura tiene "nuevos pasos", y explicó que después de comenzar con "aquello de la España que se rompe", ha pasado ahora a "la España que se rinde ante ETA".

Por tanto, aseguró que el país vive ahora una situación "de excepción que pretende ser prioritaria a lo largo de toda la legislatura, con la derecha deslegitimando a las instituciones e incluso politizándolas y boicoteando todo aquello que le es ajeno". Acusó al PP de llevar el "boicot en su naturaleza, como pudo verse en el caso de las propuestas de reformas estatutarias del País Vasco y Cataluña y con el proceso de paz, del que siempre quiso su fracaso".

A su juicio, el último "boicot a los medios de comunicación del PP" --por su negativa a asistir a programas del Grupo Prisa-- forma parte de su política de "excepción como parte de la lógica de excepción", dentro de su "política de trinchera para enfrentar y dividir a lo ciudadanos".

Frente a esto, según dijo, la respuesta no es el centro, sino "políticas de izquierdas", puesto que "a la derecha se la gana con políticas progresistas y de izquierdas". "IU ha intentado y va a continuar intentando sustituir la lógica de la excepción y la trinchera por la del cambio de izquierdas, por que no se cambie la agenda necesaria por la de la manipulación política", aseveró.

"REEQUILIBRAR LA IZQUIERDA".

Llamazares, que se mostró "convencido" de que IU tendrá una "buena respuesta electoral", indicó que ahora mismo cuentan con el "nivel de voto decidido mayor de los últimos años", algo "muy importante" precisamente cuando parece que hay más "bipolarización".

Además, aseguró que cuentan con una "adhesión de voto prácticamente similar a la de las fuerzas mayoritarias", por lo que avanzó que en las próximas elecciones la coalición debe tener un "buen resultado, no sólo por el bien de IU, sino para reequilibrar la izquierda y por el bien de la política de izquierdas en España".

También resaltó que IU se presenta a estos comicios mediante una red de alianzas, sumando sectores de la izquierda alternativa, transformadora, feminista, ecologista y republicana, al tiempo que expresó su "orgullo" por el resultado de los gobiernos autonómicos de los que IU forma parte, y en los que marca una "diferencia radical" frente a otras formaciones. "Podemos presentar un buen balance desde el punto de vista de la oposición coherente y de izquierdas, preocupada por los ciudadanos y también con un buen balance de Gobierno", aseguró.

Asimismo, destacó que IU se presenta con la voluntad de "recuperar" la política frente aquellos que hacen de ella "un mercado", y recuperar las instituciones locales y autonómicas para la ciudadanía, que "corren peligro de acabar en manos del mercado, la corrupción y la especulación".

Defendió que allí donde IU gobierna se ha avanzando en la "gestión participativa" de los ciudadanos, en un un desarrollo urbanístico "justo y sostenible", como pudo verse "de forma muy relevante en la Ley del Suelo del País Vasco", así como en las políticas de salud y servicios públicos -aquí destacó Asturias-.

Adelantó, además, que IU se centrará en la lucha contra la corrupción y la especulación de cara a las próximas elecciones, para que el "ladrillo no aplaste" las aspiraciones de los ciudadanos. Resaltó que la coalición se "pondrá al frente" de esta lucha y emplaza al resto de formaciones a asumir "consecuentemente" la lucha contra "la principal amenaza social, ecológica y democrática que sufren municipios y CCAA", y apostó por la presentación de una nueva Ley de Gobiernos Locales que incluya la financiación local.

En esta línea, apostó también por una Ley del Suelo "ambiciosa" y por la firma entre las fuerzas políticas de un código ético contra la corrupción que "garantice la transparencia de los cargos públicos" y reclamó que pueda ser pactado antes del 27-M.