Manuel Vilariño logra el Premio Nacional de Fotografía 2007 por su observación de la naturaleza y calidad técnica

Actualizado 20/11/2007 19:48:49 CET

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El jurado del Premio Nacional de Fotografía 2007, presidido por el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, José Jiménez, reconoció la "apasionada observación de la naturaleza" de Manuel Vilariño, así como la "gran calidad técnica" de sus instantáneas cargadas de un "intenso sentido poético y filosófico".

Vilariño, nacido en A Coruña en 1952, es fotógrafo, poeta y pintor. El artista comenzó a exponer como fotógrafo en la muestra colectiva en Ferrol, en 1983, haciéndolo más tarde en diversas ciudades de Galicia, España, Europa y América, desde Cuba a Estados Unidos. Su consagración le llegó en 2002, cuando el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), en Santiago de Compostela, acogió una exposición suya con estudios sobre las obra de Fernández-Cid, Chantal Maillard, Félix Duque y Alberto Ruíz de Samaniego, y un poema de Antonio Gamoneda.

Su arte es consecuencia de un mundo propio y reflexivo, donde combina lo muerto con lo evocativo y sorprende al espectador por su potencia poética. Las criaturas que aparentan estar vivas o perfectamente muertas aparecen vendadas, envueltas, aderezadas de fitas y adminículos diversos.

Su obra figura en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, CGAC de Santiago de Compostela, Fine Arts Museum de Houston, Colección Coca-Cola, Museo de Arte Contemporáneo Unión Fenosa de La Coruña y otros muchos de España, Europa y Estados Unidos, así como en importantes colecciones institucionales, entre ellas la de la Junta de Galicia.

El resto del jurado ha estado compuesto por Pablo Pérez Mínguez, Premio Nacional de Fotografía 2006; Cathy Coleman, conservadora del Departamento de Fotografía del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía; Miguel Fernández-Cid, crítico de arte; Oliva María Rubio, directora de Exposiciones de La Fábrica; José María García Conesa, fotógrafo y subdirector de fotografía del diario El Mundo y Rocío de la Villa, profesora de Estética y Teoría de las Artes de la Universidad Autónoma de Madrid.