Actualizado 27/10/2007 19:22 CET

Marga Sanz consigue el apoyo de 500 afiliados de Málaga y aboga por que IU tenga "un perfil propio y republicano"

MÁLAGA, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

Unos 500 militantes de IU en Málaga mostraron hoy su apoyo a la candidata a las primarias de Izquierda Unida a la Presidencia del Gobierno, Marga Sanz, quien abogó por "reforzar el espacio político" de la coalición, de modo que tenga "un perfil propio, no subalterno", y que definió como "comprometido, anticapitalista, republicano y profundamente democrático". Así, la provincia malagueña es, de todo el territorio nacional, una de las que cuenta con mayor número de adhesiones a esta candidatura.

La también secretaria general del Partido Comunista del País Valencià (PCPV), que se disputa el liderazgo de IU con el actual coordinador general, Gaspar Llamazares, presentó su candidatura en Málaga y declaró que ésta representa "a una amplia pluralidad ideológica y de sensibilidades de Izquierda Unida", así como que apuesta, entre otros aspectos, por "el mundo del trabajo, el medio ambiente, la juventud, la mujer y el acceso a la vivienda digna".

Se trata de una candidatura, según Sanz, que tiene como objetivo "dar un impulso a Izquierda Unida y recuperar lo que fue su prestigio moral, político y ético en la sociedad y que le llevó a que ésta le diera una amplia representación en las instituciones".

"IU tiene que reafirmar un perfil propio y situarse frente a las políticas de derechas, tanto aquellas que promueva el PP como también las que vienen de quienes gobiernan en estos momentos España", insistió la candidata a las primarias de Izquierda Unida, que agradeció el apoyo dado por Marcelino Camacho o Julio Anguita a su candidatura.

APUESTA PROGRAMÁTICA.

En cuanto a su apuesta programática, destacó "la defensa de las condiciones de trabajo de los asalariados y de los colectivos sociales que sufren una mayor marginación debido a las políticas neoliberales imperantes; la apuesta clara por poner en marcha servicios públicos de calidad en la enseñanza, en la sanidad y en la atención a mayores, y el cierre de un capítulo de desigualdades y exclusiones que afectan sobre todo a las mujeres, reivindicando que tengan igualdad de derechos políticos, sociales y económicos, y a los jóvenes, que se ven azotados por la precariedad laboral".

Expuso, de igual modo, "una apuesta republicana porque cualquier apuesta por la máxima democracia no puede ni debe tener ningún límite en ningún órgano de representación política y la Jefatura del Estado no puede ser un privilegio de sangre, sino que debe estar sometida a la elección y el control de los ciudadanos". Dijo también que su propuesta es federal, "como forma de organizar solidaria y libremente el Estado".

Ello les lleva a exigir la reforma de la Constitución, de modo que ésta apueste por "los derechos sociales, el máximo autogobierno y la democracia más participativa". De hecho, opinó que se debe dar la posibilidad de articular un referéndum para que los ciudadanos decidan la forma del Estado --monarquía o república--.

CRÍTICAS A ZAPATERO Y DEFENSA DE LA REPÚBLICA.

Sanz consideró que el papel de la coalición debe basarse en "la transformación social" y situarse "frente a las políticas neoliberales, que son las que hoy imperan desde el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero", del que dijo que su modelo económico y social "no ha variado su esencia respecto al que heredó de José María Aznar".

En este sentido, señaló que hay que hacer "una apuesta de claro contenido alternativo Y anticapitalista y decidida por la democracia y la participación de la ciudadanía". Subrayó que en este contexto la alternativa republicana "cobra para nosotros una importancia de primer orden dentro del Estado democrático que queremos".

"Tenemos la cabeza en el socialismo, pero los pies en la tierra, y entendemos que nuestra fuerza se deriva de la movilización social y del compromiso programático con la ciudadanía", aseveró, añadiendo, al respecto, que el cumplimiento de ese programa es el que "nos dará la fuerza, el prestigio y el respaldo".

DEBATE DINÁMICO Y PROFUNDO.

Por su parte, el coordinador de IU en Málaga, José Antonio Castro, indicó que el objetivo es que todos los militantes "tomen la palabra y hagan un debate lo más dinámico y profundo posible en el conjunto de la provincia para que la opinión que exprese cada adscrito no sea aislada, sino compartida y contrastada con el conjunto, y que se madure en el seno de las asambleas locales de Izquierda Unida".

"Hoy se ha expresado de manera muy mayoritaria por parte de la familia de IU una ilusión renovada y un apoyo firme y decidido por la apuesta que representa Marga Sanz para el conjunto de Izquierda Unida y resituarla de nuevo en el escenario político que le corresponde", afirmó.

Castro hizo hincapié en que Málaga es de las provincias españolas donde Sanz tiene más apoyos y resaltó entre ellos los del presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, Juan Sánchez; el vicepresidente de la Diputación Miguel Esteban Martín, y cargos orgánicos, como el secretario político del PCA en Málaga, Antonio Romero, e institucionales, como los alcaldes y concejales de distintos municipios, como Antonia Claros y Antonia Muñoz, regidoras de Torrox y Manilva, respectivamente.

Sanz tuvo esta mañana en la capital un acto con militantes de Málaga, la Costa del Sol Occidental y la Axarquía, a los que presentó su candidatura, y esta tarde hará lo mismo en Antequera, donde habrá afiliados de esta comarca y del Valle del Guadalhorce y Ronda. Además, se reunirá con el líder de la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT), Juan Manuel Sánchez Gordillo.