Publicado 04/05/2021 18:47CET

Martín-Blas pide al juez de 'Kitchen' que incorpore las agendas y diarios de Villarejo a la causa

Archivo - El que fuera jefe de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) Marcelino Martín-Blas (i
Archivo - El que fuera jefe de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) Marcelino Martín-Blas (i - Marta Fernández Jara - Europa Press - Archivo

Denuncia que el comisario maniobró buscando su "aniquilación personal y profesional" con denuncias falsas y difamándole en prensa

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

La defensa del que fuera comisario jefe de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) Marcelino Martín-Blas --imputado en la pieza 'Kitchen' del caso Tándem-- ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso que se incorporen a la causa las agendas y diarios intervenidos al comisario José Manuel Villarejo, así como las grabaciones y documentos que hagan referencia a su representado.

En un escrito fechado a 12 de abril, al que ha tenido acceso Europa Press, la defensa de Martín-Blas solicita estas diligencias denunciando que ha podido conocer "por medios extraprocesales una vez más" de la existencia en poder del Grupo III de la Unidad de Asuntos Internos de "mucho mas material documental relativo a los graves hechos denunciados" por el exjefe de UAI y que la actual unidad "no ha aportado a la presente pieza tal y como se le requirió".

Fundamentalmente se refiere a las agendas del comisario, a las que tuvo acceso Europa Press, y en las que Villarejo hacía múltiples alusiones a Marcelino Martín-Blas. Cabe recordar que dejó anotado en su agenda personal el día a día de sus movimientos en la conocida como 'guerra de comisarios' que le enfrentó a él y a su entorno con el que fuera jefe de Asuntos Internos.

Ahora, la defensa quiere que todo lo que aparezca en esa agenda en referencia a 'Marcel' o 'Marce', así denominaba Villarejo a Martín-Blas, se incorpore a la Kitchen. Y en el escrito de 20 páginas hace un recorrido por todas las anotaciones que en 2016 y 2017 hacían referencia a él.

También incluye en su escrito anotaciones de la agenda del comisario sobre Rubén Eladio López, su mano derecha en la UAI. En parte, esa animadversión entre el entorno de Villarejo y Martín-Blas surgió después de que el comisario (ahora en libertad tras su salida de Estremera en marzo) fuera investigado en el juzgado de instrucción 2 de Plaza de Castilla por su relación con una grabación a policías y agentes del CNI en una derivada del caso del 'Pequeño Nicolás'.

Era el conocido como 'caso Nicolay', y el propio Martín-Blas y Rubén Eladio López dirigieron las pesquisas al frente de la comisión judicial por asignación del juez que instruía la causa, Arturo Zamarriego. Corría el año 2016 y, comparando el avance de esas pesquisas con la agenda de Villarejo, se observa que era un asunto que le inquietaba en su día a día y del que hablaba con asiduidad con sus colaboradores y allegados.

LA GRABACIÓN A JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ

Entre las anotaciones que la defensa de Martín-Blas destaca de la agenda de Villarejo está la de 22 de junio de 2016, en la que se alude a la grabación realizada en el despacho del entonces ministro del Interior Jorge Fernández Díaz y en la que éste departía con el responsable de la Oficina Anti Fraude de Cataluña Daniel de Alfonso. Martín-Blas lamenta que Villarejo orquestara "una terrible campaña de difamación" contra él atribuyéndole esa grabación del ministro a pesar de que ya sospechaba que el filtrador a la prensa era el exjefe de la UCAO Enrique García Castaño.

De hecho, en este mes de abril, García Castaño, que en la agenda de Villarejo aparece bajo el apodo de 'Big', confesó ante los diputados en la comisión de investigación relativa a la Kitchen que fue él quien colocó ese micrófono en el despacho del ministro y que mientras grababa se fue a tomar unas cañas con un subalterno.

Pero además de ese apunte, el escrito hace un pormenorizado recorrido por todas las anotaciones que el comisario realizó durante meses en su agenda y en los que dejó constancia de supuestos contactos tanto con periodistas muy mediáticos como con responsables policiales (como el Director Adjunto Operativo Eugenio Pino) y con los que buscaba aparentemente quitarse de en medio a Martín-Blas.

OPERACIÓN 'PARTY'

En el escrito, la defensa hace referencia al informe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía (UAI) de octubre de 2020, al que tuvo acceso Europa Press, gracias al cual se supo que Villarejo investigó el patrimonio personal y familiar del que fuera comisario jefe de esta unidad Marcelino Martín-Blas. Al 'proyecto' en el que recogía documentación sobre éste lo denominó 'Party'.

Cabe recordar que ese informe policial es fruto del requerimiento del juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón quien acordó que se remitieran todos los documentos depositados en esa unidad que pudieran relacionar a Martín-Blas con el operativo Kitchen.

Ahora, en el escrito de la defensa de Martín-Blas se deja constancia de que en la agenda de Villarejo también queda anotada una conversación de 18 de septiembre de 2017 con un periodista de investigación apodado 'Lucyman' en la que habrían hablado sobre el patrimonio del jefe de UAI y de su familia.

Tras una larga enumeración de anotaciones de la agenda en las que incluso sale a relucir el caso del 'pendrive' de los Pujol, y tras mencionar publicaciones en las que se habla de la animadversión de Villarejo hacia Martín-Blas, la defensa del exjefe de UAI indica que es de suponer que "existe mucho mas material que obra en manos de la Unidad de Asuntos Internos que pondría de manifiesto las maniobras de obstrucción a la justicia de la organización criminal objeto del presente procedimiento".

Esas maniobras, indica, iban encaminadas a impedir las investigaciones dirigidas por Marcelino Martín-Blas, y consistieron en el "acoso y aniquilación personal y profesional" por medio de la interposición de denuncias falsas y de orquestar junto a periodistas
campañas de difamación.

Contador