Martínez Arrieta será el presidente del tribunal en el juicio por el 'procés'

Publicado 12/11/2018 14:00:16CET

Los cambios en este tribunal, tras el pacto para poner a Marchena al frente del CGPJ, podrían afectar a la celebración de la vista oral

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El magistrado de mayor antigüedad en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Andrés Martínez Arrieta, será previsiblemente el presidente del tribunal en el juicio contra el exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña Oriol Junqueras y otros 17 líderes del 'procés', según han informado fuentes jurídicas a Europa Press. Esto ocurrirá si el actual presidente de dicha Sala, Manuel Marchena, es finalmente nombrado el máximo responsable del Poder Judicial, tal y como han pactado el PP y el PSOE.

Hasta ahora, el magistrado Manuel Marchena era el encargado de presidir el tribunal compuesto por siete magistrados que juzgarán en los próximos meses a los procesados por los delitos de rebelión, malversación de caudales públicos y desobediencia. No obstante, si éste es nombrado como presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no podrá continuar con las atribuciones que tenía ya encomendadas, pues es "incompatible", han apuntado las mismas fuentes.

Según las fuentes jurídicas consultadas, si bien la legislación permitiría a Marchena seguir al frente de este tribunal, se trataría de una anomalía, dado que "lo normal y deseable" es que quien preside el órgano de gobierno de los jueces se aparte de la función puramente jurisdiccional. No se contempla, por tanto, esta posibilidad.

Con la marcha de Marchena al CGPJ, la composición del tribunal se vería modificado. Según apuntan las fuentes jurídicas, es el magistrado de mayor antigüedad en la Sala y en el propio tribunal contra los responsables del 'procés' el que debería presidirlo. Por tanto, corresponde a Martínez Arrieta, un magistrado experimentado, moderado y perteneciente a la asociación Francisco de Vitoria, quién previsiblemente también redactará la posterior sentencia.

UN NUEVO MAGISTRADO EN EL TRIBUNAL

También se debe designar a un nuevo miembro que acompañe a los otros seis magistrados --Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo, Luciano Varela, Antonio del Moral, Ana Ferrer y Andrés Palomo-- en dicho tribunal, para lo que se postula Susana Polo, que se incorporó a esta Sala el pasado mes de julio.

De todos los magistrados que integran la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Polo es la más veterana que puede incorporarse al tribunal, incluso más que Eduardo de Porres, que tomó posesión el mismo día que ella. Otros de los candidatos es el actual vicepresidente del Supremo, Ángel Juanes, indican las fuentes consultadas.

Por otro lado, todos estos cambios pueden afectar al calendario de la vista oral por el proceso independentista en Cataluña, pues según indican estas fuentes, cabe la posibilidad de que se retrase la celebración del artículo de previo pronunciamiento y ello afecte también al propio juicio. Eso sí, si Marchena aún no ha tomado posesión como presidente del CGPJ --la renovación del órgano de gobierno de los jueces expira el próximo 4 de diciembre-- podría estar al frente de esta fase previa.

Otras de las cuestiones que se tendrá que resolver una vez que Marchena sea nombrado presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo es quién le sustituirá en la Sala de lo Penal del Supremo. Para ello, será el órgano de gobierno de los jueces el que anuncie oficialmente la convocatoria para asumir este cargo y para el que algunas fuentes consultadas señalan a Ana Ferrer.

VEINTE AÑOS DE EXPERIENCIA EN LA SALA DE LO PENAL

Martínez Arrieta lleva desarrollando su labor en la Sala Segunda del Tribunal Supremo 20 años, pues fue nombrado en 1998, con 43 años, convirtiéndose en el juez más joven en acceder al alto tribunal. Tiene una reconocida experiencia en esta Sala pues formó parte del tribunal que condenó al exjuez Baltasar Garzón por prevaricación debido a las escuchas a los líderes de la trama 'Gürtel' y del que le absolvió, por otro lado, por investigar las fosas del franquismo.

Además, hace casi un año fue nombrado por el CGPJ como magistrado para conocer las actividades del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en caso de ausencia del designado en primer lugar para ejercer dichas funciones.