Actualizado 28/06/2007 13:53 CET

Miguel Sanz traslada a la presidenta del Parlamento que no le asusta la convocatoria de nuevas elecciones

Tiene la impresión de que puede haber un acuerdo PSN-NaBai pero también "la contraria" y rechaza que se alargue el debate

PAMPLONA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de UPN, Miguel Sanz, trasmitió a la presidenta del Parlamento foral que a su partido no le asusta la convocatoria de nuevas elecciones en el caso de que el Partido Socialista no se decida entre pactar con Nafarroa Bai, "debido a los costes", o facilitar la investidura de un presidente regionalista.

En declaraciones a los medios tras participar en la primera ronda de consultas, Miguel Sanz asintió que tiene la impresión de que es posible un acuerdo entre PSN y NaBai pero también aseguró tener la impresión "contraria". Y mencionó que incluso representantes de otros partidos - de NaBai- temen que el PSN esté buscando un pretexto para "al final tener la excusa" de romper las conversaciones.

Sanz defendió que, tras las elecciones, sólo caben dos caminos; o un gobierno constitucionalista liderado por UPN, por el que apuestan "claramente", o otro "soberanista-nacionalista", además de las elecciones anticipadas, idea esta última que no le gusta pero tampoco le asusta. Sanz no quiso valorar a quién le beneficiaría esta última opción.

El presidente en funciones del Gobierno foral transmitió a la presidenta del Parlamento que UPN no presentará candidato si no tiene más votos a favor que en contra y que está dispuesto a aceptar tanto un gobierno en minoría como un gobierno de coalición con los socialistas.

Sanz, que compareció acompañado por Alberto Catalán y Carlos García Adanero, fue crítico con la dilación del proceso de investidura. "El espectáculo no es muy razonable. A mi juicio, rechazable. No se puede alargar un debate en ocasiones artificial y una negociaciones en ocasiones artificiosas, ni dar la imagen de que el futuro de Navarra se negocia de forma clandestina", comentó, en referencia a la reunión que mantuvieron esta semana responsables de PSN y Nafarroa Bai en una localidad oscense.

Miguel Sanz también criticó que el futuro de Navarra pueda estar "a expensas" de fuerzas que no creen en la Comunidad foral reflejada en el Amejoramiento y que "Navarra deje de ser Navarra". Y cuestionó que los ciudadanos hayan votado "cambio". Rechazó la interpretación que pueda hacer PSN, un partido que reclama una posición de "privilegio" en este proceso pero que ha perdido peso en el Parlamento y en ciudades como Pamplona, Tafalla y Tudela.

Al respecto, también criticó las declaraciones efectuadas ayer por Josu Jon Imaz, quien sostuvo que sería un "error político formidable" que PSN no articulara una mayoría de cambio con Nafarroa Bai. Sanz preguntó hacia "dónde" quiere cambiar la mayoría social y destacó que UPN ha obtenido unos resultados "históricos". "No se puede hablar de mayoría social cuando se desconoce la realidad", criticó Sanz, quien acusó al PNV, que solía obtener el 1 por ciento de los votos en Navarra, de alcanzar mayorías "no democráticas" con Batasuna en el País Vasco cuando las necesitaba.

Así las cosas, Miguel Sanz se mostró a la espera de ver si el día 4 se aclara el panorama. Quiso decir también que el hartazgo que pueda tener la sociedad navarra "no es imputable" ni a UPN ni a su propia iniciativa personal.