Monago: La corrupción no sólo está en la política, también en muchos estamentos y clases de la sociedad española

Actualizado 08/07/2015 0:45:28 CET
EUROPA PRESS

"Se pone todo el acento en la política, pero no hay una clase política corrupta y una sociedad puramente justa y celestial" Todo son derechos. Probablemente hay una generación de gente que se lo ha encontrado y se tira contra la democracia. ¿Es eso lo que queremos? "El PP ha tenido un toque de atención: hay dos elementos, la corrupción que pesa y que los ciudadanos quieren la recuperación" "Hay personas en el PP que con su crítica permanente a Podemos lo que hacen es ayudarla, porque lo proyectan"

MERIDA, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, declaró en una entrevista concedida a Europa Press, que la corrupción "es un mal que no sólo está arraigado en la clase política, sino también en otras clases y estamentos de la sociedad española". En su opinión, "no hay una clase política corrupta y una sociedad puramente justa y celestial". Tras pedir que se depuren todas las conductas irregulares y haya un "profundo ejercicio de regeneración", exigió también respeto por las instituciones, indicando que "probablemente hay una generación de gente que se lo ha encontrado" y para la que "todo son derechos".

A su juicio, cuando se habla de corrupción, todo el acento se pone en la política, pero también hay comportamientos indignos, por ejemplo, en la justicia, los autónomos o la industria y en el resto de la sociedad. "Ahora, si queremos fijarnos sólo en una parte y obviar que ese es un mal que tiene la sociedad, que probablemente falten principios y ética, pues le echamos la culpa a la política", argumentó.

En este sentido, Monago aseguró que cuando se produce un delito de corrupción de un político, siempre hay del otro lado un elemento civil, una empresa o alguien que tiene una expectativa de negocio, es decir un corruptor y un corrompido, aunque es menor perdonable la actitud del político que tiene el refrendo popular para hacer justamente lo contrario.

DEFENSA DE LAS INSTITUCIONES

El presidente extremeño, quien recordó las medidas de regeneración que él ha propuesto en los últimos meses, lamentó que haya ahora en España una "corriente de opinión que quiere tirar con todo, pese a lo que ha costado". "No nos vale la justicia, ni la Corona, ni el sistema parlamentario, ni la política... Probablemente hay una generación de gente que se lo ha encontrado, parece que esto no hay que trabajarlo todos los días, porque se lo han encontrado. Todo son derechos, le pasa a mis hijos", explicó.

Insistió en que el sistema democrático español no es un regalo caído del cielo, ha costado mucho y las instituciones en su conjunto funcionan, criticando que si por algunos fuera se tiraba contra todo, porque no hay prácticamente ninguna institución que no esté cuestionada. "Y no puede ser que las instituciones no funcionen y funcionen sólo los ciudadanos, sino que son vasos comunicantes", argumentó.

En su opinión estamos en un país en el que se tira contra la política, contra la democracia y contra sus representantes. "¿Es eso lo que queremos? Pues conmigo que no cuenten", aseguró.

Preguntado si no hay causas objetivas para que en España haya calado la desafección y el mensaje antisistema, respondió: "Vamos a ver en que queda esto. En España nos asustamos con todo y las instituciones tiene una tradición. La gente es muy sabia y las cosas no cambian de la noche a la mañana. Hay que hacer un profundo ejercicio de regeneración, pero la política quien la ha estropeado no ha sido la propia política, sino algunas personas que se han aprovechado de ella y ocurre como en cualquier profesión, lo mismo que podemos tener jueces, ciudadanos o empresarios que pueden ser mejores o peores".

Aunque admitió la necesidad de que la justicia española sea mucho más ágil, criticó que la opinión pública se convierta en juez, porque se han producido casos de juicios paralelos que han sido finalmente archivados y que han tenido consecuencias funestas. "Recuerdo el suicidio de una persona vinculada al PP por una imputación que luego se demostró falsa", aseguró.

TOQUE DE ATENCION AL PP

Sí reconoció que el Partido Popular recibió "un toque de atención" en las últimas elecciones europeas por dos motivos: "la corrupción que pesa y que los ciudadanos quieren ya la recuperación económica". En este asunto matizó que España entró lentamente en la crisis y también está saliendo lentamente, de manera que no caben "recetas milagro" y quien las prometa "está mintiendo".

Sin embargo, comprende que el ciudadano que está en el paro no quiere que le hablen de "tendencias de recuperación de empleo", sino una solución particular a su problema.

No obstante se mostró optimista sobre este último asunto, explicando que se ha tomado nota en Europa, recordando el compromiso del nuevo presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, de inyectar 300.000 millones de euros al crecimiento, porque se ha entendido el mensaje de que no bastaba con austeridad. En este sentido puso de manifesto el cambio de la canciller alemana, Angela Merkel, que ha modificado su posición en cuanto ha necesitado a la socialdemocracia alemana para gobernar.

MIEMBROS DEL PP PROYECTAN A PODEMOS

El presidente extremeño puso de manifiesto que hay personas en el PP a las que no le gusta Podemos, pero sin embargo con su crítica permanente a esta formación política, hacen lo contrario de lo que piensan: "que es ayudarla porque la proyectan al hablar permanentemente de ella".

Monago, quien dijo no compartir nada con Podemos, cuyo programa se ha leído, volvió a pedir respeto para el partido de Pablo Iglesias, porque tiene un respaldo de votos. Para que se entienda mejor su posición, puso como ejemplo que aunque a la gente del PP no le gusta nada Bildu o Amaiur y sin embargo, cuando se produce el debate del estado de la nación, Mariano Rajoy responde a su portavoz porque se trata de la "pura educación democrática".

Preguntado si estaría dispuesto a buscar fórmulas de gobierno con Podemos, como ocurre ahora con IU, si se dieran las condiciones tras las próximas elecciones autonómicas, Monago contestó: "Sería la misma hoja de ruta que hicimos con IU. Las bases que propiciaron su abstención las conoce el pueblo extremeño y sobre esas mismas bases yo hablaría con cualquiera".

"No puedo ocultar --añadió-- que la distancia con IU no es la distancia con Podemos, pero a priori no estoy con barreras infranqueables, ni líneas rojas. Se puede hablar de ideas, pero la primera condición que se tiene que dar es que entre en el Parlamento extremeño".