Nacimiento.- La Infanta Leonor acapara la atención durante la presentación de su hermana

Actualizado 04/05/2007 21:58:54 CET

La pequeña Sofía parece "un poco más morena" que la primogénita, corroboran los Príncipes de Asturias

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Decenas de periodistas y curiosos esperaban pacientes, a primera hora de la tarde, a las puertas del Hospital Ruber Internacional de Madrid para ver por primera vez a la Infanta Sofía y a la Princesa de Asturias desde que ingresó el domingo pasado para dar a la luz. Pero fue cuestión de segundos el que la primogénita de los Príncipes, la infanta Leonor, acaparara la atención.

Pasaban unos minutos de las seis de la tarde cuando sus Altezas salieron del centro. Doña Letizia, vestida con abrigo y pantalones rosa pálido, sujetaba en brazos a la recién nacida, abrigada con una mantilla de color crema. Don Felipe, con traje de raya diplomática, a la Infanta Leonor, que lucía un gracioso vestido rojo y blanco con chaqueta de punto roja y zapatos blancos.

Mientras los gráficos pedían insistentemente a la Princesa que les mostrara el rostro de la recién nacida, la pequeña Leonor intentaba tocar uno de los micrófonos colocados por RNE para escuchar a Don Felipe y Doña Letizia. El Príncipe de Asturias optó entonces por coger las almohadillas de los micrófonos y dárselas a su hija mayor.

Gracias a eso, la prensa y los curiosos congregados allí pudieron escuchar cómo la Infanta Leonor repetía: 'Papá foto' y 'Adiós' mientras saludaba con la mano a los allí congregados, quienes no dudaron en devolverle el saludo.

Tampoco tuvo reparo la pequeña Leonor en dar unos pasos hacia los medios de comunicación y los curiosos situados tras unas vallas de seguridad frente al hospital cuando su padre la posó en el suelo y le soltó la mano. Eso sí, Don Felipe tuvo que volver a cogerla en brazos para evitar que se alejara demasiado.

Entre anécdota y anécdota, los periodistas aprovechaban para preguntarles a los Príncipes por la fecha del bautizo y por quiénes serán los padrinos de Sofía. "No sabemos aún", respondía la Princesa, mientras que Don Felipe precisaba que anunciarían todos los detalles una vez esté decidida la fecha.

Doña Letizia agradeció el interés de aquellos que le preguntaban por cómo se encontraba. "Bien, gracias", dijo y contó a la prensa que ahora iba a hacer lo mismo que cuando nació Leonor. "Dedicarme a la niña", dijo, mientras miraba cómo su primogénita jugaba con los micrófonos y le decía: "¿Pero qué haces con eso"?.

La Princesa corroboró lo anunciado por el Príncipe el día en que nació Sofía, que a ambos les hacía "mucha ilusión" que su segunda hija llevara el nombre de la Reina. "Además es un nombre precioso", añadió. "Creo que a ella (en alusión a Doña Sofía) le ha encantado también", agregó.

Por su parte, Don Felipe aseguró que tanto él como su esposa pretenden ser "los mejores padres" para sus dos hijas. A la pregunta de un periodista sobre si pensaba coger el permiso de paternidad, respondió: "Hoy he trabajado".

"Entonces no lo va a coger", le respondió la periodista, a lo que Don Felipe contestó: "Lo iremos compaginando. Cada uno tiene que conciliar (la vida familiar con la laboral) como puede". Segundos antes, el Príncipe había comentado que "todos los padres saben cómo hay que multiplicarse" con cada hijo que llega.

MÁS MORENA QUE SU HERMANA

Y de la pequeña Sofía, de apenas cinco días de vida, lo que se pudo ver es que parece más morena que su hermana. "Un poco más morena, sí", coincidieron en señalar los Príncipes.

La recién nacida, a quien su madre intentó mantener a la sombra en todo momento, parecía ajena a toda la expectación generada en torno a ella ya que sus ojos permanecían cerrados.

Y tras el encuentro con los medios de comunicación, los Príncipes regresaron al Palacio de Zarzuela a bordo de un automóvil conducido por Don Felipe despedidos entre aplausos del público congregado a las puertas del Ruber Internacional.