Pedro Sánchez cree que podría entenderse con el Podemos de Errejón y volvería a negociar con Rivera

Actualizado 06/02/2017 12:04:38 CET
Acto de Pedro Sánchez en Zaragoza
EUROPA PRESS

No ve una traición la candidatura de Patxi López y dice que Susana Díaz fue "leal" con él

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ex secretario general del PSOE y aspirante a las primarias Pedro Sánchez cree que podría entenderse con Podemos si estuviera liderado por Iñigo Errejón. Eso sí, asegura que si logra volver a los mandos de Ferraz, él respetará la decisión que tomen los militantes del partido morado. Mientras tanto, defiende que estaría dispuesto a volver a negociar con Ciudadanos.

Así lo explica en una entrevista en '20 minutos', recogida por Europa Press, en la que recalca que él hoy podría ser el presidente del Gobierno si el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, lo hubiera permitido, en lugar de buscar "sorpasar" al PSOE en unas segundas elecciones.

Pese a todo, Sánchez cree que Iglesias "no ha entendido nada" y la prueba es que dice que "no quiere que Podemos se parezca al Partido Socialista". "No ha entendido nada, no es una cuestión de parecerse, es una cuestión de entenderse", afirma.

Y cree que, en todo caso, sería "muy difícil hacerlo" porque en algunos asuntos, como el reférendum de Cataluña, tiene posiciones "muy divergentes". Eso sí, cree que el Podemos de Errejón podría entenderse mejor con un PSOE liderado por él porque el actual 'número dos' del partido morado es "más posibilista", aunque admite que no ha "leído sus posicionamientos políticos en profundidad".

Dicho esto, Sánchez defiende que, después de las primeras elecciones, pensó que era posible un acuerdo a tres con Podemos y Ciudadanos, porque creyó que estos dos partidos "hubieran tenido más puntos en común". Precisamente por eso, dice, aceptó las condiciones que le puso el Comité Federal de su partido el 28 de diciembre.

Y lamenta que estas dos fuerzas jóvenes no permitieran un Gobierno de cambio y, después, posibilitaran que el PP siga en La Moncloa. En particular, deplora la actitud del partido de Albert Rivera, que aseguró que no apoyaría a Mariano Rajoy "en ningún caso".

Eso sí, asegura que, "sin duda", volvería a negociar con Rivera en el futuro, aunque apunta que "si quiere volver a reivindicarse como fuerza política del cambio, tendrá que hacerlo con los hechos y no solamente con la palabra".

Por lo que se refiere a su futuro, Sánchez asegura en la entrevista --la primera que concede en meses, también después de anunciar su candidatura a las primarias-- que si no logra volver a la Secretaría General, se retirará: "Si pierdo, no seguiré en política", afirma.

Y, si gana, asegura que será el secretario general "de todos y cada uno de los militantes". "Ninguna candidatura puede integrar al Partido Socialista como la puedo integrar yo", afirma, apuntando después que, si gana, exigirá "la lealtad" que se exigirá a sí mismo si pierde.

Sánchez defiende que su proyecto es el que representa de maenra "Más creíbile" lo que cree que "la mayoría de la militancia y la dirigencia quiere para su organización" e insiste en que lo van a decidir los afiliados con su voto.

En este sentido, y después de negar que se sienta solo, subraya que todos los miembros del PSOE son militantes, independientemente de su cargo o su trayectoria. "Desde un secretario general como Felipe a un presidente autonómico, pero su voto vale lo mismo que un militante de base en un proceso de primarias", apunta.

Al ser preguntado por sus errores, Sánchez admite que "debía haber hablado más con los secretarios generles, con los territoriales" y desvela que no ha hablado con ninguno de sus predecesores en los últimos cuatro meses. "Ninguno de ellos me ha llamado", reconoce.

En cualquier caso, niega que hubiera una conspiración para echarle de la Secretaría General y dice que ve "una oportunidad" que haya gente que le ha dejado de apoyar, porque, subraya, él sigue estando donde estuvo "siempre".

A partir de aquí, no quiere pronunciarse sobre sus posibles adversarios en las primarias. Del otro único candidato que ha dicho que lo hará, el exlehendakari Patxi López, sólo tiene buenas palabras. ASegura que no ve una traición que se presente y dice que siempre lo ha visto como un "compañero" que le ha sido "leal"

Tampoco hay críticas para la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que aún no ha confirmado sus intenciones. Sánchez dice que su relación con ella "ha sido positiva en muchos aspectos políticos", aunque han tenido "discrepancias" que se van a "resolver en el próximo Congreso".

Pero recalca que siempre le ha tenido "al lado" cuando le ha necesitado y asegura que le fue leal. "Yo fui leal con ella y creo que ella fue leal conmigo", afirma, para después explicar que no han vuelto hablar desde el Comité Federal del 1 de octubre.

En cambio, sí tiene reproches para la Gestora, a quien acusa de "haber situado al socialismo en tierra de nadie" con la abstención ante el PP y de "haber prolongado de manera inexplicable" el proceso de primarias hasta la celebración del Congreso.

A su juicio, "lo que peor le puede venir al país y también al Partido Socialista y lo que mejor le viene a Rajoy es tener un PSOE como el de hoy, sin líder". Porque, añade, hasta las "positivas medidas" que se han aprobado con el apoyo del Grupo Socialista, como la subida del salario mínimo interprofesional, "no pueden ser capitalizadas porque no hay líder en el PSOE". "Ha rebasado todos los límites temporales que tiene una gestora", denuncia.

Por lo que se refiere a su proyecto, Sánchez hace hincapié en su propuesta de que "la militancia decisa sobre cuestiones fundamentales" como "la política de alianzas", que en la actualidad corresponde al Comité Federal en última instancia.

Y avanza que si esto no aparece recogido en la ponencia que prepara la Gestora para el 39 Congreso, lo defenderá vía enmiendas para que, si es elegido secretario general, se incorpore a los Estatutos la consulta a la militancia de los acuerdos de Gobierno, como ocurrió con el pacto con Ciudaanos.