Actualizado 03/06/2007 13:29 CET

Piden un año y medio para el ex juez de instrucción número 3 de Málaga por amenazar a un hombre por teléfono

MÁLAGA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El que fuera juez de Instrucción número 3 de Málaga Antonio Vicente F.G., condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) por dejar en libertad en mayo de 2004 al presunto jefe de una banda de narcotráfico bajo beneficio económico, se enfrenta a la petición de un año y medio de cárcel por amenazar a un hombre a través del teléfono móvil.

El juicio se iba a celebrar a finales de mayo en el Juzgado de lo Penal número 4 de Málaga, pero la vista oral fue suspendida por varias incomparecencias, por lo que se ha tenido que fijar de nuevo para el mes de diciembre de este año, según informaron fuentes judiciales.

Los hechos que se enjuiciarán sucedieron en Villanueva del Trabuco (Málaga) entre los días 2 y 3 de enero de 2005, cuando el acusado "realizó varias llamadas al teléfono móvil" de un hombre. En las llamadas, según el escrito de calificación del fiscal al que tuvo acceso Europa Press, aludía "a la declaración que había prestado ante la Policía Judicial".

Así --continúa el relato-- "para evitar que testificara contra él" en la causa abierta en el TSJA, "trató de amedrentarle, aludiendo a su condición de juez y asegurando que "le iba a joder como fuera". En la última llamada, el procesado utilizó diversas expresiones en italiano "alusivas a prácticas mafiosas", para terminar diciendo: "Tú muerto".

No obstante, esta situación "no consiguió amilanar a la víctima", que reaccionó denunciando estas presiones a la Unidad de Policía Judicial adscrita a la Fiscalía y en la Secretaría de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia, según las conclusiones provisionales de la acusación pública.

Para el fiscal, los hechos constituyen un delito de obstrucción a la Justicia, y además de la pena de prisión, solicita una multa de 3.000 euros e inhabilitación para cargo público durante el tiempo de condena.

La Comisión disciplinaria del Consejo General de Poder Judicial (CGPJ) decidió en diciembre de 2004 incoar expediente disciplinario por dos faltas muy graves al titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Málaga, investigado tras dejar en libertad a un presunto narcotraficante durante una sustitución en el Juzgado de Instrucción número 10 de la capital.

Ese mismo mes, la citada comisión acordó por unanimidad suspender provisionalmente en sus funciones al magistrado durante la tramitación del expediente disciplinario y por un período máximo de seis meses. Posteriormente, el Juzgado de lo Penal número 6 de Málaga lo condenó a una multa de 90 euros por amenazar al dueño de un bar, al que apuntó con una pistola de gas comprimido.

Asimismo, el TSJA le condenó a cuatro años de cárcel, 24 de inhabilitación y a pagar una multa de 16.160 euros por tres delitos de prevaricación y dos de cohecho, por dejar en libertad en mayo de 2004 al presunto jefe de una banda de narcotráfico bajo beneficio económico, entre otros motivos. Esta sentencia ha sido recurrida ante el Tribunal Supremo por su defensa.