Publicado 11/10/2017 19:10CET

El PP acusa a la Generalitat de desarrollar "políticas de odio" y de "adoctrinamiento"

Rafael Hernando en el Congreso.
EUROPA PRESS

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, considera que el llamado referéndum indepententista del 1 de octuibvre fue un "pucherazo" y no da valor alguno a los siguienbtes pasos de la Generalitat, a la que acusa de ser una "maquinaria secesionista" que practica "políticas de odio" y "adoctrina niños".

En el pleno monográfico sobre la situación política de Cataluña, Hernando ha descalificado el 1-O alegando que fue un "pucherazo" y un "esperpento" en el que hubo más votos que votantes, y ha denunciado las "falsas acusaciones" contra la Policía y las "falsas imágenes" de heridos por cargas policiales. En este sentido, ha vuelto a instar a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a disculparse públicamente por hablar de denuncias de acoso sexual en esos incidentes.

A su juicio, la Generalitat ha estado promoviendo "políticas de odio" que han roto a la sociedad catalana y ha añadido que "la maquinaria secesionista" ha llegado incluso a "adoctrinar a niños" en las escuelas.

Frente a ello, ha reivindicado "el nuevo espíritu de Ermua" que en su opinión representa la manifestación de Sociedad Civil Catalana del pasado domingo en Barcelona, que "enseñó a Puigdemont una Cataluña pacífica de convivencia, silenciada y humillada tantas veces".

Hernando ha concluido reivindicando "la España de todos" y "la Cataluña con el espíritu olímpico del 92". "La unidad de España es el único camino a la prosperidad", ha zanjado.

APOYO DE UPN Y FORO

En el debate, el Gobierno del PP ha obtenido también el respaldo de sus socios electorales de UPN y Foro. El navarro Iñigo Alli ha dado un paso más pidiendo la dimisión del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, así como la celebración de elecciones autonómicas en Cataluña para recuperar "el espíritu de la segunda transición".

Isidro Martínez Oblanca, de Foro, ha dejado claro su "apoyo sin titubeos" al Gobierno, pero también le ha pedido "poner coto a las ingenuidades", no seguir "por detrás de los acontecimientos", y mejorar la comunicación, dentro y fuera de España, sobre lo que está pasando.