Actualizado 11/03/2009 16:09 CET

El PP balear exige disculpas al PSIB tras el archivo del caso Caballistas

PALMA DE MALLORCA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

La portavoz adjunta del PP balear, Antònia Estarellas, exigió hoy al PSIB que pida disculpas por la "persecución política" ejercida contra los 'populares' en el marco del caso Caballistas, una presunta trama de corrupción urbanística, que sentó en el banquillo de los acusados a 12 cargos y ex dirigentes del partido y ayer quedó archivado después de que la Fiscalía del Tribunal Supremo no haya recurrido la sentencia absolutoria que dictó tras el juicio el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB).

En rueda de prensa, Estarellas recriminó en esta misma línea la actitud "difamatoria durante más de tres años" por parte de los socialistas, que se personaron en la causa como acusación popular junto a un vecino de Ses Salines, y reiteró "los daños" a los que, lamentó, han sido sometidos los 'populares' por ser acusados de un delito de falsedad en documento oficial.

La dirigente del PP aprovechó para arremeter contra la Fiscalía de Corrupción de Baleares, que anunció en diciembre que recurriría parcialmente la sentencia ante el Alto Tribunal, al considerar que la intervención del Ministerio Público evidenció su papel de "organización gubernativa y sometida a las directrices políticas".

En concreto, la resolución emitida por la Sala de lo Civil y Penal del TSJIB el pasado 15 de diciembre y por la que absolvía a los 14 acusados del Caso Caballistas, incluido el ex alcalde de Ses Salines y principal encausado, Sebastià Vidal, devino ayer firme después de que la Fiscalía del Tribunal Supremo no la haya recurrido en el plazo que disponía para presentar su recurso de manera formal.

Así, los letrados de los encausados recibieron ayer un auto por el que se les notificaba que la sentencia ya es firme y que los 14 procesados, que estaban acusados de un delito de falsedad documental, han quedado absueltos de forma definitiva.

En concreto, el caso investigaba una presunta trama de corrupción urdida entre 2004 y 2005 para legalizar la vivienda particular que el ex alcalde de Ses Salines construyó en suelo rústico bajo el pretexto de ser la sede de una asociación hípica inexistente, denominada Agrupación de caballistas de Ses Salines, para que el Consell de Mallorca le concediese la declaración de interés general. Sin embargo, el tribunal concluyó en su resolución que no se produjo ninguna infracción penal.