PP y Ciudadanos acusan a Sánchez de capitular sobre Gibraltar porque "estaba en Cuba agasajando a un dictador"

Pedro Sánchez comparece en el Congreso para informar de la situación en Cataluña
Oscar del Pozo - Europa Press
Actualizado 12/12/2018 14:14:37 CET

El presidente afea a la oposición que no apoye al Gobierno en este asunto y tacha sus críticas de "posverdad"

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El presidente del PP, Pablo Casado, y el de Ciudadanos, Albert Rivera, han afirmado este miércoles que el resultado de la negociación sobre Gibraltar en el marco del Brexit supone "una humillación sin precedentes" para España y lo han achacado a que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, "capituló porque estaba en Cuba agasajando a un dictador", expresiones ambas del líder del PP.

"Con una solemnidad vacía intenta que comulguemos con ruedas de molino, quiere decirnos que ha tenido un éxito redondo cuando ha sido un fracaso histórico", ha dicho Casado en un pleno del Congreso que ha versado sobre el Brexit y también sobre Cataluña.

En su turno de réplica, Sánchez ha respondido a las críticas tachándolas de "posverdad" y ha tachado de "desafortunada" la posición de PP y Ciudadanos. "En Gibraltar deberíamos ir todos de la mano y no usar esto, como Cataluña, para intentar atizar al Gobierno socialista", ha dicho.

También para el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, Sánchez ha perdido una oportunidad de tener a Reino Unido "en una encrucijada" y también ha hecho hincapié en que mientras se negociaban los intereses de España, Sánchez estaba "en la dictadura cubana" y encima sin ver a los disidentes.

"Nos metieron un gol por la escuadra", ha dicho. Para Rivera, Sánchez debió anular el viaje a Cuba y viajar a Bruselas. Él, ha dicho, quiere un presidente capaz de coger un avión para negociar el interés de España, "no para ir a la boda de un cuñado".

Poco antes, Sánchez había asegurado que, aunque Reino Unido no apruebe finalmente el acuerdo de salida que ha negociado con Bruselas, seguirán en vigor las declaraciones del Consejo y la Comisión sobre Gibraltar. Esas cartas son las que, ha dicho Sánchez, garantizan que los acuerdos sobre la relación futura entre la UE y Reino Unido no incluirán a Gibraltar, sino que deberán ser acuerdos aparte con consentimiento previo español.

"CONSOLACIÓN EPISTOLAR" A OJOS DEL PP

Para Casado, en cambio, eso es solo una "consolación epistolar" escrita "a título personal". De hecho, ha recordado que el embajador británico, que también envió una carta diciendo que compartía la interpretación europea, envió otra en sentido contrario al día siguiente. Rivera, por su parte, ha dicho que los textos serán vinculantes para la UE, pero no lo son para Reino Unido y ha dejado claro que él no se fía de los que decidieron salir de la UE.

El líder del PP ha advertido a Sánchez de que "las cartas no sirven de nada" sino que solo sirve "el Tratado, que es la ley". Dentro de cinco años, ha insistido, una carta personal no servirá.

De hecho, también ha dicho que la primera ministra británica, Theresa May, y el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, fueron ovacionados en el Parlamento tras decir que España no había conseguido nada.

En su segunda intervención en el Pleno, Sánchez ha vuelto a tirar de las palabras del ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, para defender que los textos del Consejo y la Comisión sobre Gibraltar son vinculantes y enmarcar las tesis de la oposición en "el debate de la posverdad" y "los bulos de siempre".

PP: UN ÉXITO MALOGRADO "POR INCOMPETENCIA Y DESIDIA"

Mientras que Sánchez ha dicho que las declaraciones sobre Gibraltar no decaerán aunque Reino Unido no apruebe el acuerdo del Brexit, Casado ha afirmado que si el acuerdo decae y hay que renegociarlo el Gobierno podrá contar con el apoyo del PP si es para mantener lo que logró el Gobierno del PP: la cláusula (número 24) que concedía a España derecho de veto para lo que afectase a Gibraltar. Pasa Casado, Sánchez ha "malogrado" ese éxito "por incompetencia y por desidia y además diciendo que ha sido un éxito".

En la misma línea, ha reclamado que, si se reabre la negociación, apueste por la cosoberanía, doble nacionalidad para los gibraltareños, retirada de la Verja, igualdad de derechos para los trabajadores de ambos lados, un régimen económico y fiscal especial para el Campo y Ceuta y un plan de inversión, pero no solo por motivos electorales al estilo "bienvenido Míster Marshall". También Rivera ha ofrecido apoyo en una renegociación si es para defender los intereses de España.

En vísperas de un nuevo Consejo Europeo en Bruselas, Casado ha avisado a Sánchez de que él acudirá a la reunión de su familia política para explicar lo que pasa en España. "No hablaré mal de España sino del Gobierno de España, de lo que hace mal el Gobierno de España", ha dicho.