Publicado 02/04/2016 16:03CET

El PSOE lamenta que Podemos no consultara a sus bases antes de la investidura de Sánchez

El líder socialista remarca ante el Comité Federal que está abierto a enriquecer el pacto con C's en fiscalidad, reforma laboral y emergencia social

MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La dirección del PSOE ha celebrado la decisión de Podemos de consultar a sus bases cuál debe ser su voto en una futura sesión de investidura de Pedro Sánchez, incluso sin cerrar la puerta a una posible abstención, pero lamenta que el partido morado no hiciera esa pregunta a la militancia antes de las votaciones que tuvieron lugar a principios de marzo, que resultaron fallidas, y en las que optaron por el 'no'.

La noticia de que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha propuesto al Consejo Ciudadano de la organización que la última palabra en este terreno la tengan los inscritos en el partido ha surgido mientras se encontraba reunido en Ferraz el Comité Federal del PSOE en el que se ha analizado el estado de las negociaciones con otros partidos y se ha aprobado aplazar la celebración del 39 Congreso hasta que haya gobierno.

Por eso, Sánchez no se ha referido específicamente a este asunto durante la intervención con la que ha contestado las posiciones de sus compañeros que han tomado la palabra, y únicamente se ha limitado a celebrar que durante la última semana se ha producido un "punto de inflexión" porque tanto Podemos como Ciudadanos se han avenido a abrir una negociación a tres bandas para buscar un acuerdo que permita "renovar" España y que Mariano Rajoy salga de La Moncloa.

Sin embargo, fuentes de la dirección del PSOE, incidiendo en que muestran su respeto por las decisiones de los demás partidos, han destacado que las consultas a los afiliados siempre enriquecen la democracia y interna y que, de hecho, los socialistas ya las hicieron en tiempo y forma, cuando sometieron a la urnas su acuerdo con Ciudadanos.

SIGUEN LA ESTELA DEL PSOE

En esta idea han insistido, además, algunos miembros del Comité Federal en conversación informal con los periodistas, ante los que han llegado a sostener que Podemos había seguido la estela del PSOE. Sin embargo, también hay quien ha puesto en duda que finalmente el partido morado cumpla su anuncio y haga ese referéndum.

Por lo demás, en su réplica a la docena de compañeros que han tomado la palabra durante la reunión, Sánchez ha insistido en que son Podemos y Ciudadanos los que parece que tienen problemas en compartir gobierno con el PSOE y ha insistido en su tesis del 'gobierno parlamentario'.

Y es que, a su juicio, más que la composición de ese gobierno "plural" que él quiere conseguir, lo importante será la capacidad que tengan estas formaciones para alcanzar consensos en el Congreso, donde las tres "fuerzas del cambio", como él las llama, estarán obligadas a sellar acuerdos de forma permanente para sostener a ese hipotético "gobierno parlamentario".

Además, Sánchez ha insistido en que el PSOE se siente "cómodo" en su pacto con Ciudadanos porque es "coherente" con sus principios y valores y que, una vez sellado, ahora la parte "más sencilla" es "enriquecerlo" y "ampliarlo".

TRAS EL PLENO DEL CONGRESO

En este punto, ha avanzado que estarían dispuestos a hacerlo en materia emergencia social, fiscalidad o reforma laboral. Estos dos últimos puntos son precisamente dos de los cuatro en los que, según escribió en su cuaderno y captó una cámara de televisión, estaría dispuesto a ceder Iglesias en aras de un acuerdo con el PSOE.

De momento, la primera reunión de los equipos negociadores de PSOE, Ciudadanos y Podemos se planea para finales de la próxima semana, según han explicado tanto fuentes socialistas como del partido morado. Dado que el martes y el miércoles hay sesión plenaria en el Congreso la previsión es que las conversaciones a tres bandas arranquen el jueves o el viernes, aunque aún no se han acabado de cuadrar las agendas.

Por otra parte, el líder socialista ha aprovechado su intervención final ante el máximo órgano entre congresos para poner en valor el papel de Patxi López como presidente del Congreso, y a su gestión del futuro conflicto de atribuciones que prepara la oposición ante la negativa del Gobierno en funciones de Mariano Rajoy a someterse al control de la Cámara Baja.

Para leer más