Rajoy dice que Sánchez "se confundió" al ir al debate 'a cuatro' porque "peleó" con quien no debía

Actualizado 10/12/2015 12:11:54 CET
Mariano Rajoy, mitin campaña electoral en Sevilla con Juanma Moreno PP
DAVID MUDARRA/PP

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

 El presidente del Gobierno y candidato del PP a la reelección, Mariano Rajoy, cree que su rival del PSOE, Pedro Sánchez, "se confundió" al acudir al debate 'a cuatro' con los aspirantes de Podemos y Ciudadanos, "porque acabó peleándose con señores distintos a los que tenía que pelearse".

De hecho, ha asegurado que si él no acudió a ese debate --fue en su lugar la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría-- fue porque ha ido "siempre a los debates a dos, el modelo clásico, entre el presidente del Gobierno y el que aspira a serlo". Y ha asegurado que considera al PSOE su "adversario político más importante".

Es más, ha defendido que "los debates a dos son más debates", porque permiten a los contendientes interrumpirse y repreguntarse, y son "más vivos". En cambio, cree que cuando son más los que debaten hay "una cierta tendencia a que cada uno haga su discurso" y "hay que ordenar las cosas para que eso no se convierta en un lío".

Ante el 'cara a cara' que le enfrentará a Sánchez el próximo lunes, ha asegurado que no le tiene "ganas" al líder socialista, porque no tiene "nada contra él", y que no prevé utilizar un tono "duro ni agresivo" porque cree que es "una excelente forma de perder el tiempo". Eso sí, ha admitido que siempre hay nervios y que no se puede ir "pensando que es muy fácil y el otro no sabe nada".

Con todo, ha aprovechado para pedir a sus rivales que tengan "más imaginación" a la hora de criticar al Gobierno, porque, aunque "hay muchas cosas que no están bien" y los gobiernos "hacen cosas mal" considera que en España se ha conseguido mantener un estado del bienestar "muy razonable", aunque se deba mejorar.

LAS SUPUESTAS "OPERACIONES" SON "DIVERTIDAS"

No obstante, ha asegurado que él no está en ninguna "operación salvar al soldado Sánchez", como tampoco en una "operación Menina" para encumbrar a Sáenz de Santamaría, porque está concentrado en conseguir apoyos y no tiene tiempo.

Eso sí, ha reconocido que ha hablado con su vicepresidenta de esa supuesta operación y ha opinado que ese tipo de operaciones --y ha dicho haber vivido muchas en sus años en política-- son "divertidas porque crean ambiente".

Preguntado a qué se refería al vaticinar que habrá sorpresas en las elecciones, ha asegurado que puede haberlas "respecto a todos", porque aún hay mucha gente que duda a quién votar y "todas las posibilidades están abiertas". Por eso, cree que los candidatos tendrán que "esforzarse mucho", aunque ha añadido que "esforzarse en la vida es bueno".

LA CAMPAÑA EN LA QUE ESTÁ MÁS A GUSTO

Incluso ha asegurado que esta es la campaña en la que se está sintiendo "más a gusto" de toda su vida política y que está "de muy buen humor", después de años "muy complicados en los que pisó poco la calle porque estaba "con los líos de la prima de riesgo".

Según ha dicho, los partidos emergentes han supuesto una "novedad importante", tras salir "disparados" gracias a haberle dedicado "mucho tiempo a la televisión". No obstante, ha añadido que aunque hay gente atraída por ellos porque "son nuevos", también está por ver qué equipo y qué propuestas tienen. "Nosotros somos otra cosa, somos un partido que lleva 40 años y existimos en todos los pueblos de España", ha resumido.

Rajoy ha vuelto a cargar contra la posibilidad de un tripartito entre el PSOE, Podemos y Ciudadanos, porque estos gobiernos "terminan como el rosario de la aurora". Aunque estos partidos nieguen esa posibilidad, el líder del PP ha replicado que ya se está dando en algunos sitios, como en Torrevieja y Santa Pola (ambas en Alicante) o en la Diputación de Toledo.

En la misma línea, ha insistido en que sólo intentará formar gobierno si gana, y ha añadido que aspira a tener una "buena diferencia" para que España no entre "en una etapa de inestabilidad que no traerá nada bueno".