Actualizado 12/01/2012 23:47 CET

Rubalcaba y Chacón "debaten" sobre su capacidad para liderar el PSOE

Montaje De Chacón Y Rubalcaba Con Atril Rojo Del PSOE
EUROPA PRESS

MADRID, 12 Ene. (OTR/PRESS) -

Un día después de que Marcelino Iglesias frenara la idea de un debate entre Rubalcaba y Chacón, los dos aspirantes a la Secretaría General del PSOE intercambiaron algunas declaraciones sobre las capacidades de cada uno para el puesto. El 'rifirrafe' comenzó este jueves tras las palabras de Rubalcaba, quien afirmó que su rival "no es la solución" para los problemas de su partido. La réplica de Chacón no se hizo esperar. La ex ministra le recordó que serán los militantes los que "decidan qué es lo mejor para el futuro del PSOE".

Se trata del primer cruce de declaraciones de cara al 38º Congreso Federal del próximo 3 de febrero. Hasta ahora, los dos candidatos sólo habían dedicado "buenas palabras" a sus contrincantes, alabando la experiencia y la juventud de cada uno de ellos.

La verdadera batalla comenzó este jueves, cuando Rubalcaba admitió que no ve a Chacón como el remedio para el PSOE. "Yo lo he pensado mucho, sabía que ella iba a intentarlo y si me presento es porque creo que lo puedo hacer mejor. Sinceramente, si yo creyera que ella es una solución para este momento de la vida del partido no me habría presentado, pero, honestamente, no lo creo", confesó en una entrevista a Telecinco recogida por Europa Press.

Pese a su sinceridad, Rubalcaba limaba asperezas y prometía ser "exquisitamente cuidadoso" para no hacer "ni una sola descalificación a Carme". Primero "porque no tiene motivos", y segundo porque no quiere darle "bazas" al PP. "Carme es mi compañera de partido, y por tanto no es mi adversaria política", recordaba.

LA POLÉMICA DEL DEBATE

La réplica de Chacón no se hacía esperar. La ex ministra se encontraba presentando a los medios su nuevo local de trabajo, ofrecido por la dirección federal del PSOE. Preguntada al respecto, la ex ministra contestaba: "son los militantes y los delegados de este partido quienes van a decidir qué es lo mejor para el futuro del PSOE". "Por eso eran tan buenos los debates", añadía.

Con esa frase, Chacón hacía referencia a la polémica del día anterior, cuando Marcelino Iglesias puso freno a sus pretensiones de celebrar un debate con Rubalcaba. La ex ministra reafirmó este jueves su posición en este tema y anunció que, como parte de su candidatura, propondrá en el Congreso Federal "cambiar las normas" e instaurar "esta nueva tradición". Con ella, argumentó, se dará "toda la información posible" a los militantes y delegados, para que puedan tener más elementos de juicio a la hora de decidir.

Rubalcaba también incidía en el asunto y aseguraba que, a su edad y con su experiencia, "todo el mundo sabe" que "esto de los debates me va". No fue el único. En los últimos días han sido varios los militantes que han mostrado su posición a favor de un 'cara a cara' entre los candidatos.

Sin embargo, fuentes del PSOE confirmaron a Europa Press que Marcelino Iglesias no piensa reconsiderar su decisión, ya que un debate quitaría protagonismo a los militantes y reduciría el Congreso a una simple "confrontación entre candidatos". Su postura, por tanto, es férrea, pese a la insistencia de unos y otros. Este mismo jueves, el líder de los socialistas madrileños ironizaba sobre el tema al comentar que "dos no debaten si Marcelino no quiere".

Haya o no un debate oficial, los dos candidatos ya han comenzado su particular 'cara a cara' al lanzarse mensajes como los de este jueves.

REFERENCIAS 'MÁS AMABLES' POR LA TARDE

Ya por la tarde, los dos candidatos volvían a hablar de su contrincante, aunque esta vez con un tono bastante más amable. En un acto con unos 700 militantes en Sevilla, Chacón quiso dejar claro que ella no quiere ganarle a ningún compañero, sino "al abatimiento, a la frustración, al inmovilismo y al PP", un partido que ha "engañado a la oposición y a los españoles".

La candidata insistía en que nadie le va a escuchar decir "una mala palabra" de ningún compañero, "y mucho menos" de un compañero como Rubalcaba, por el que, según expresó, siente un gran afecto y está muy orgullosa de su hoja de servicios en las responsabilidades que ha ostentado.

Mientras, el otro aspirante a la Secretaría General, Alfredo Pérez Rubalcaba, se encontraba en Valencia, donde recababa apoyos a través de un multitudinario acto en el Jardín Botánico. Pese a reunir a 400 militantes -300 menos que Chacón-, el poder de convocatoria fue muy grande, ya que el aforo de asientos era de 270 personas.

La agenda de ambos candidatos convergerá este viernes en la capital. Allí terminarán esta intensa semana con distintos actos destinados a recabar apoyos. La ex ministra de Defensa lo hará con un grupo de jóvenes en la Agrupación Socialista de Centro de Madrid; y el ex titular de interior, en el Café Central de la capital, con los voluntarios para defender su campaña de cara al Congreso de febrero.

La estrategia que los dos llevarán a esa cita es clara y se ha hecho más evidente en las últimas semanas. Frente a la imagen de "renovación" que quiere dar Carme Chacón, se encuentra "la experiencia" que reivindica Rubalcaba. Dos ideas contrapuestas que ya se pusieron de manifiesto con la publicación del documento 'Mucho PSOE por hacer', muy crítico con el pasado del partido.

Este jueves, la ex ministra puso en valor la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero, pero matizó que su intención es "abrir un tiempo nuevo" en el PSOE. Rubalcaba, por su parte, destacó que él no pretende apartarse ni renegar de su labor en el Gobierno ya que, aunque el análisis es necesario, "una cosa es eso y otra cargar las culpas en una sola persona".