Salgado defiende la actuación del Gobierno en las inundaciones de Alicante y su esfuerzo inversor en la zona

Actualizado 17/10/2007 19:04:06 CET

Asegura que el Gobierno socialista se encontró con un "abandono total" de la gestión de la limpieza de los cauces de los ríos

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, defendió hoy la actuación del Gobierno para hacer frente a las inundaciones que tuvieron lugar en la provincia de Alicante la semana pasada, al tiempo que recalcó que para evitar que estos sucesos se repitan en un futuro, se requiere una ocupación del suelo "más responsable" y un esfuerzo de inversión que el Gobierno de España "hace de manera muy significativa".

Salgado respondió así a una pregunta parlamentaria del diputado de la diputada del PP Macarena Montesinos, quien preguntó sobre qué medidas piensa adoptar el Gobierno para evitar que se repitan hechos como los acontecidos el pasado 12 de octubre en la provincia de Alicante.

En este sentido, la ministra subrayó que el Gobierno no es "responsable" de los fenómenos metereológicos, ni de que estos "se manifiesten de manera tan abrupta como la semana pasada". Además, añadió que de cara al futuro es "indispensable" una prevención y una planificación hidrológica, así como una ordenación del territorio más responsable en coordinación entre Administraciones.

"Por eso el Gobierno del PSOE propuso en 2005 la modificación de la ley del Plan Hidrológico Nacional (PHN) para evitar construcciones e intervenciones en áreas donde se generen daños para el territorio, y se está tramitando la modificación del reglamento de dominio público hidráulico, para dotar de más instrumentos de gestión a la administración hidráulica protegiendo los cauces de los ríos", argumentó.

Sin embargo, Montesinos respondió a la ministra en tono irónico que la climatología adversa es, para el Gobierno y el PSOE, culpa del PP, "faltaría más". Así, indicó que la actitud del Gobierno con motivo de las inundaciones "ha dado la medida justa de su ineficacia, imprevisión y falta de sensibilidad", al tiempo que reprochó a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que actualmente se encuentre en China de viaje.

CAUCES LIMPIOS

A su juicio, con las riadas se ha "arrastrado también" el crédito público de su Gobierno en Alicante y "ante los ojos de los españoles". La diputada 'popular' destacó que "no ha habido nadie que no haya coincidido en señalar que nos cauces limpios habrían mitigado notablemente los efectos de las lluvias".

Montesinos recalcó que "no es cierto que la construcción fuera la responsable de lo sucedido", y afirmó que lo que sí es cierto es que en 1997, siendo presidente de la Generalitat valenciana Eduardo Zaplana, se aprobó un plan en el que se impedía que se edificase en zonas inundables, y "todo lo que hay edificado en esas zonas es fruto del Gobierno socialista anterior".

Ante estas acusaciones, Salgado resaltó que el Gobierno socialista se encontró con un "abandono total" de la gestión de la limpieza de los cauces, a lo que habría que añadir que el plan global contra inundaciones en la rivera del Júcar estaba "paralizado a pesar del acuerdo firmado entre Estado y CCAA en 2000, e impulsado por el Gobierno con inversiones de 338 millones de euros".

"Hemos puesto en marcha el plan de limpieza y acondicionamiento de cauces, con 22 millones de euros anuales en toda España, y la Confederación Hidrológica del Júcar realiza las limpiezas necesarias, siempre con la autorización de la Administración autonómica correspondiente y con la protección de la vegetación natural", expuso.

Asimismo, reconoció que el Plan de Acción Territorial de prevención de riesgos de inundación que elaboró la Generalitat valenciana en 1997 contempla actuaciones en la zona, pero subrayó que su "diagnóstico no incluye como áreas inundables las poblaciones que han sido más afectadas, ni Beniarbeig y El Verger".

Finalmente, ensalzó el esfuerzo inversor del Gobierno, y expuso que de una "media anual de 450.000 euros en la anterior legislatura se ha pasado a invertir 5,8 millones en la actual en la Comunidad Valenciana para estos fines", mientras que en Alicante se ha pasado "de 103.000 euros anuales a 1,6 en los últimos tres años".