Sánchez se llevará a sus ministros de convención a la finca de Quintos de Mora para preparar el curso político

Consejo de Ministros
MONCLOA - Archivo
Publicado 20/08/2018 11:50:23CET

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está organizando unas jornadas de convivencia con sus ministros este fin de semana en la finca de Quintos de Mora (Toledo) para preparar el nuevo curso político en un ambiente más distendido que el de las reuniones formales del Consejo de Ministros, han informado a Europa Press fuentes gubernamentales.

El encuentro se desarrollará tras el primer Consejo de Ministros desde el parón estival, este viernes 24 de agosto, y justo antes de que el lunes Sánchez emprenda una gira iberoamericana que le llevará hasta el 31 de agosto a Chile, Bolivia, Colombia y Costa Rica.

Esta jornada de convivencia de los miembros del Gobierno recuerda al retiro que la Ejecutiva del PSOE de Pedro Sánchez tuvo en Daimiel (Ciudad Real) antes de las últimas Navidades, y que el secretario de Organización, José Luis Ábalos, hoy también ministro de Fomento, describió como unos "ejercicios espirituales".

En este inicio de nuevo curso, el Gobierno se enfrenta al reto de conseguir aprobar un proyecto de Presupuestos para el año 2019, además de seguir lidiando con el independentismo catalán en un año en que se celebrarán las elecciones municipales y autonómicas.

"EL RANCHO DE AZNAR"

Enclavada en los Montes de Toledo, la finca de Quintos de Mora abarca una superficie de más de 6.800 hectáreas y pertenece al municipio de Los Yébenes (Toledo). Propiedad del Estado desde 1942, ha sido el lugar elegido por algunos presidentes del Gobierno para recibir las visitas de otros mandatarios, como hizo José María Aznar con el estadounidense George W. Bush en 2001.

La consejera de Seguridad Nacional de Bush por entonces, Condoleeza Rice, bautizó al lugar como "el rancho de Aznar", en una anécdota que dio mayor popularidad al recinto.

Tanto Aznar como luego Zapatero usaron la finca de Quintos de Mora no sólo para alojar a sus huéspedes internacionales, sino también para disfrutar ellos de unos días de descanso. Fue también en este enclave donde el presidente Aznar preparó con Mariano Rajoy en 2003 los cambios en el Gobierno y el PP tras elegirle como su sucesor en el partido.