El Supremo confirma una condena a dos años de cárcel a Jon Crespo por atacar la sede de "El Correo"

Actualizado 06/04/2006 20:53:31 CET

MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha confirmado una condena de dos años y medio de cárcel impuesta por la Audiencia Nacional a Jon Crespo Ortega por un ataque, en compañía de otras personas, con cócteles molotov contra la fachada de la sede del diario "El Correo Español el Pueblo Vasco", en Bilbao. El alto tribunal ha reconocido la validez de la prueba de ADN realizada sobre un resto de saliva de Crespo recogido en la calle y que confirmó que al menos él participó en el ataque.

Una de las pruebas que se valoraron para acreditar la participación del acusado en los hechos fue el resultado de una prueba de ADN realizada sobre sus restos biológicos. A 100 metros de la sede de "El Correo" agentes de la Ertzaintza hallaron unos guantes y dos capuchas que fueron analizados por la Policía Científica.

Por su parte, Jon Crespo, que era objeto de seguimientos policiales por su implicación en actos de "kale borroka", arrojó un esputo al suelo en la localidad de Galdácano un día diferente al de los hechos. Un ertzaina se percató de ello y recogió una muestra que, tras ser analizada, confirmó que correspondía al ADN encontrado en las capuchas.

Para reconocer la validez de esta prueba, la sentencia del Supremo se remite a la Junta no jurisdiccional de la Sala de lo Penal celebrada el 31 de enero pasado en la que se tomó el acuerdo relativo a que la Policía Judicial "puede recoger restos genéticos o muestras biológicas abandonadas por el sospechoso sin necesidad de autorización judicial".

Por tanto, llega a la conclusión de que no se ha producido vulneración alguna en la recogida de la saliva arrojada por el acusado, que es lo que alegó la defensa para impugnar la sentencia de la Audiencia Nacional.

Los hechos probados de la sentencia señalan que Crespo, "persiguiendo colaborar con los objetivos y fines de ETA", acudió la noche del 3 de marzo de 2001 con otros individuos, todos encapuchados, a la sede de "El Correo" en Bilbao. Nada más llegar, hacia las 21.45 horas, lanzaron cócteles molotov contra la fachada del inmueble, tres de los cuales explosionaron.

Crespo y sus compañeros provocaron el incendio de un toldo y deterioros en la fachada del diario, que fueron tasados en 3.066 euros. En el lugar de los hechos, agentes de la Ertzaintza recogieron evidencias como guantes de látex y dos capuchas. En una de ellas se hallaron restos biológicos del acusado.

Las pruebas de cargo que ha tenido en cuenta el tribunal para condenar a Crespo son sus propias declaraciones sumariales y el resultado de la prueba del ADN realizada sobre sus restos orgánicos. En sus declaraciones policiales, el acusado afirmó que participó en estos hechos e inculpó también a sus compañeros de banquillo, Iker Lima y Xabier Arrilucea.

Del mismo modo, en el Juzgado Central de Instrucción número 3 reconoció los hechos y afirmó que en los mismos participaron "Javier, Andoni, Iker, Mendi y Asier". En cambio, en el juicio negó sus declaraciones anteriores, tratando de exculpar a sus dos compañeros, al afirmar que la declaración policial fue obtenida bajo amenazas y malos tratos. El tribunal rechaza en la sentencia tales afirmaciones al considerar que en las actuaciones "no existe un solo dato que apoye, en mayor o menor medida, su veracidad".

Sin embargo, la Sala considera que los coacusados Iker Lima y Xabier Arrilucea "siempre han negado su participación en estos hechos concretos", tanto en dependencias policiales como ante el juzgado instructor, mientras que han reconocido haber intervenidos "en otros muchos". Por ello, debido a que tales indicios no han sido corroborados por dato alguno, el tribunal ha decidido absolverles.

El Supremo confirma la condena a Jon Crespo a los dos años y medio de cárcel por un delito de daños terroristas con la agravante de disfraz, y a pagar a "El Correo" la suma de 3.066 euros.