Actualizado 24/04/2006 18:29 CET

Touriño apuesta por "rebajar el tono" y advierte de que la respuesta de la Junta de Extremadura fue "desproporcionada"

Aboga por una reforma del Estatuto "en clave propia", pero advierte de que Galicia "no se quedará atrás" respecto a Cataluña

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, apostó hoy por "rebajar el tono" en las relaciones entre la Administración gallega y la extremeña y juzgó "desproporcionada" la respuesta de la Junta de Extremadura al plan del BNG para promocionar la 'fala' que se habla en algunos pueblos de Cáceres y que los nacionalistas consideran gallego.

Ante la polémica que ha generado el comunicado de la Junta de Extremadura en el que se califica de "aprendices de brujo" a los socios de Gobierno del PSdeG en Galicia y la reclamación de Vicepresidencia de que el Ejecutivo de Juan Carlos Rodríguez Ibarra se disculpe, Touriño abogó hoy por "el entendimiento, la colaboración y el respeto muto" entre las comunidades gallega y extremeña.

Por otra parte, Pérez Touriño advirtió hoy, de que Galicia aspira "al máximo autogobierno, a las máximas competencias, a la máxima capacidad de autofinanciación, y al máximo compromiso del Estado en el nuevo Estatuto de Autónomía gallego".

Así, expresó su voluntad de ser "diferentes" a Cataluña y a las demás comunidades y hacer un estatuto "en clave propia", pero matizó que "en ningún momento" se espera desde Galicia "menos que lo que han conseguido Cataluña o cualquier Comunidad Autónoma". Además, garantizó que Galicia "no se quedará atrás" e insistió en que no aspirará a "menos que otros".

TEMORES DEL PP

Pérez Touriño también expresó su voluntad de trabajar en el ámbito del nuevo Estatuto "escapando de la tibieza de los temores, y de los fantasmas disgregadores que en tantas ocasiones aparecen en boca del Partido Popular", apuntó.

En este sentido, hizo alusión a una declaración realizada por el presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, quien señalaba las aspiraciones del Estatuto "al máximo nivel", diferente al de Cataluña, pero que no fuera menos que el de esta comunidad. Tras ello, manifestó su deseo de seguir compartiendo esa posición común de ambos políticos de que Galicia se sitúe "al máximo nivel que la Constitución permita".

En respuesta a las palabras de Feijóo en las que le acusaba de tener poco criterio, consideró que es difícil creer "que quien preside la Xunta de Galicia no tenga el criterio de país", pues según sus palabras, "esto es algo en lo que desde el PSOE gallego se trabaja día a día".